Blog de MaxColchon, toda la información sobre el descanso

En el blog MaxColchon encontrará información detallada sobre todo lo que desea saber acerca del descanso: cómo dormir mejor, productos más adecuados para cada tipo de persona, insomnio y otras alteraciones del sueño, tipos de colchones y características de los mismos, etc.

28 de Enero de 2016
Los misterios del bostezo

Los misterios del bostezo ¿A qué no puedes leer este post sin bostezar?

La próxima vez que estés en una reunión con amigos, compañeros de trabajo, o simplemente en el metro o lugares con gente, te retamos a que bosteces, exageradamente, eso sí, puedes taparte la boca con la mano para no parecer descortés. El resultado ya sabemos cuál será, la mayoría de los allí presentes bostezarán, puede que ni te estuvieran mirando pero solo con oírlo, ahí lo tienes. Incluso si tienes confianza te dirán “¡me lo has pegado!”.

bebé bostezando

Te aseguro que después de leer este post serás tú quien esté bostezando, y no porque vayas aburrirte (o eso espero), si no porque el mero hecho de hablar del bostezo nos provoca “aaaaaaw” un bostezo.

Es bastante misteriosa la razón de por qué se pegan los bostezos, de hecho hay muchísimas explicaciones incluso avaladas por estudios que la explican. Una cosa está clara, cuando algo tiene muchas explicaciones de su razón de ser, es porque realmente no se sabe por qué sucede.

El bostezo es un acto involuntario que provoca que se abra mucho la boca - lo máximo que tu mandíbula permite -  y se inspire profundamente hacia nuestro interior. Hasta ahí algo que todos sabemos, pero el misterio es, ¿qué lo provoca o qué provoca que se nos pegue cuando otro lo hace?

Una de las cosas curiosas de esta acción involuntaria es que a todos los vertebrados (incluidos los peces) les pasa, pero solo a los humanos, chimpancés y algunos perros y lobos se les puede pegar. En el caso de los animales, normalmente es un síntoma de excitación, cosa que también nos sucede a nosotros.perro bostezando

Bostezamos cuando tenemos sueño o estamos cansados en general, cuando tenemos hambre o cuando estamos aburridos. Cuando bosteamos nuestra frecuencia cardiaca aumenta hasta 30 lpm y sabemos que es una acción involuntaria porque desde que somos fetos dentro del vientre materno, ya lo hacemos. Y esto último nos lleva a la primera incongruencia.

Teorías sobre el bostezo:

  • Nuestro cuerpo induce al bostezo cuando necesitamos oxígeno y necesitamos eliminar el exceso de dióxido de carbono acumulado. Esta teoría explicaría cuando estamos en grupos de personas que al respirar producen mucho dióxido de carbono y alguien bosteza y a la mayoría se les pega. Hipócrates decía que quien bostezaba era para ayudar a desechar el aire nocivo acumulado y teniendo en cuenta que al disminuir los niveles de oxígeno la somnolencia aumenta, no estaría completamente desencaminado.

Sería como una especie de competición en tu parte del cerebro primitiva sobre si “la otra persona está cogiendo tanto oxígeno, a ver si me voy a quedar sin nada”. Sin embargo se han realizado estudios en los que ante un exceso de dióxido de carbono en el ambiente no se provoca el bostezo, y ante un exceso de oxígeno, tampoco.

Entonces, ¿por qué cuando realizamos ejercicio, que es cuando necesitamos también un incremento de oxigeno no bostezamos constantemente para conseguirlo?

  • Todos nosotros en algún momento hemos escuchado la explicación de que el bostezo se pega como mecanismo de defensa ante quedarnos sin oxígeno, tanto en espacios abiertos como cerrados. No porque lo necesitemos, si no por miedo de quedarnos sin él.

Pero volvamos al comentario de que los fetos,  aún en la barriga de sus mamás, bostezan, ahora lo anterior carece de sentido. Es decir, si cuando somos fetos, desde la semana 11 de embarazo, bostezamos – y muy a menudo por cierto, algo que podemos comprobar con ecografías 3D/4D – ¿cómo va a ser para coger oxígeno? Los fetos dentro del vientre materno al bostezar introducen en su interior líquido amniótico, que es de lo que están rodeados. El bostezo en los fetos es un comportamiento muy habitual, tanto que se han escrito libros sobre el “Yawning” (bostezo en inglés) por eminencias en medicina dentro del estudio del comportamiento del feto durante el embarazo. El hecho de que un feto bostece se considera, junto movimientos característicos, bienestar fetal.

  • Otra teoría es la de que nuestros ancestros bostezaban cuando se sentían en peligro ante otros para enseñar sus dentaduras e intimidar.

Actualmente no nos hace falta pero ¿podría haberse quedado en nuestros hábitos más internos?

  • El hecho de que se nos pegue el bostezo es un asunto de empatía. A los humanos se les empieza a pegar el bostezo a partir de los 4 años y curiosamente su ausencia de repetición ante el estimulo de bostezarles delante puede sugerir un TGD (Transtorno Generalizado del Desarrollo).

Se han realizado estudios en los que se ponía a niños en general vídeos de gente bostezando y provocaba bostezos en todos ellos por igual. La diferencia surgió cuando la persona que bostezaba estaba en directo, que los niños autistas no reaccionan normalmente ante el estímulo. Según los psicólogos y los resultados de estos estudios, los autistas no sienten sensación de pertenencia con la sociedad, es decir no sienten empatía y eso hace que no se provoque la repetición de este comportamiento.

  • Hay otras teorías que indican que bostezamos para mejorar nuestro nivel de alerta. Esto puede tener cierta lógica dado que la mayoría de los bostezos vienen antes y después del sueño. Además, el bostezo permite disminuir la temperatura del cerebro y esto lo termoregularía ya que justo antes de dormir encontramos la temperatura más alta del día.

De alguna manera nuestro cuerpo nos está queriendo decir que no nos durmamos, que nos mantengamos alerta. Cuando esta teoría se ha intentado comprobar no se comprobaron diferencias significativas en nuestro nivel de alerta antes y después de haber bostezado

  • La teoría de la coordinación de niveles de actividad entre especies habla de que copiar los bostezos ayuda a sincronizar el grupo.

Es decir, cuando es la hora de comer, todo el mundo come (también comer es contagioso), cuando alguien se mueve todos tienden a moverse. Cuando es la hora de dormir, bostezan y al pegarse el bostezo a todos les apetece dormir.

Aún hay muchísimas más teorías de porque se bosteza y se contagian los bostezos, todas válidas y todas erróneas...

Bostezar muy a menudo puede resultar perjudicial:

El hecho de bostezar constantemente, incluso cuando estamos muy cansados, no es saludable ya que puede provocar un choque vasovagal –que provoca desmayos repentinos-. Esto puede indicar desde algún problema relacionado con el sueño - como la apnea - hasta un ataque al corazón. Consulta a tu médico si bostezas muy a menudo sin razón aparente.

Reconócelo, tú también has bostezado leyendo este post, ¿verdad?

26 de Enero de 2016
Los sueños influyen en el descanso

¿Influyen los sueños en el descanso?

Estamos volando encima de un dragón, su pelo largo casi me da en la cara. Digo estamos porque junto a mí está sentado un compañero de colegio -que hace años que no he visto e incluso me atrevería a decir que ni recuerdo ya su nombre-. Aquí todo parece de lo más normal. Al aterrizar tengo que salir corriendo porque el suelo tiene espacios pisables y espacios con lava. Mientras corro rápido, muy rápido, noto que se me van cayendo los dientes. Los recojo y los guardo en una maletita que curiosamente tengo en la mano y de la que no me había percatado hasta ahora mismo. Despierto.

isla de los sueños

Sí, no podía ser otra cosa que un sueño, y de los agitados. Pero menos mal que solo era un sueño y no nos afecta en la realidad, ¿o sí?

Tras una noche de sueños creativos y divertidos, pero a la vez seguro que absurdos e inconexos, muchos tenemos la sensación de que no hemos disfrutado de un buen descanso. Tras este tipo de sueños estamos cansados, incluso a veces exhaustos y ahora tenemos que afrontar el reto de un nuevo día. ¿Tiene esto realmente una relación directa? ¿Lo que soñamos nos afecta físicamente?

Según los doctores especializados en medicina del sueño para recordar un sueño debemos despertarnos en mitad del mismo. Es decir, si no nos despertamos a mitad no recordamos lo que estamos soñando en ese preciso momento. Por esa misma regla de res, las personas que no tienen despertares durante la noche son las no recuerdan lo que han soñado. Recordar los sueños significa que te has tenido múltiples microdespertares durante la noche y estos despertares implican un mal descansoSegún el doctor Eduard Estivil:

"La relación no es causal: no es que las personas que sueñan mucho se despierten más, sino más bien que las personas que tienen sueño inestable tienden a ser más conscientes de su actividad mental".

Los motivos por los que habría que consultar con un especialista con respecto a los sueños son:

  • Si su contenido es "malo" o da miedo, es decir si son pesadillas de forma muy recurrente.
  • O bien su intensidad es demasiado alta. Que sean demasiado lúcidos conlleva movimientos muy bruscos de nuestro cuerpo y puede llegar a provocar incluso lesiones.
Normalmente estos son síntomas sin importancia pero pueden ocultar alguna patología, por lo que no está demás consultar al especialista si resultan excesivamente molestos en alguno de estos sentidos.

Entonces, ¿sería mejor que no recordáramos lo que soñamos? La respuesta es no. El hecho de soñar es más positivo que negativo ya que indica que estamos en la fase REM, la cual es muy beneficiosa para el cerebro. En esta fase REM el cerebro está recuperándose y regenerando nuevas conexiones neuronales y esto es beneficioso para la memoria y numerosos aspectos de nuestra salud. El “problema” sería cuando los recordamos siempre, lo que significaría que no solemos descansar bien y esto puede llegar a ser un problema para nuestro rendimiento.

¿Y vosotros, soléis recordar lo que habéis soñado? Sea como sea os deseamos que siempre sean DULCES SUEÑOS para así garantizaros un buen descanso.

26 de Enero de 2016
Hablando de colchones...

No podemos evitar hablar de esta noticia alejada de lo que habitualmente tratamos en nuestro blog, ya que su temática principal no es ni más ni menos que COLCHONES.

hablando de colchones

Haciéndonos eco de las noticias recientes también en el mundo del "cotilleo" y la televisión llevamos varios días escuchando hacer alusión a colchones por el famoso programa GH VIP. En él, se refieren constantemente a un colchón súperlujoso que da masajes y proporciona frío y calor, cuyo presunto propietario Javier Tudela ha adquirido por la friolera cifra de 19.000€. Decimos presunto porque su padrastro Kiko Matamoros -colaborador del programa Sálvame- y la hijo del mismo, Laura Matamoros que también está participando en GH VIP, lo desmienten.

Javier Tudela, hijo de Makoke -que colabora asiduamente el programa Sálvame- asegura que utiliza dicho colchón sobretodo para disfrutar con su novia viendo series a las tantas de la madrugada cuando esta no trabaja. Ya conocemos los usos diversos del colchón desde ver la televisión, leer, navegar por internet,... muy pocas personas lo utilizan sólo para dormir como ya descubrimos en nuestros post "las cifras del sueño".

Nosotros en Maxcolchon tenemos colchones mucho más económicos que nada tienen que envidiar a estos supuestos colchones tantas propiedades. Nuestros colchones son reales y solucionan necesidades reales de descanso. Lo puedes comprobar en nuestras tiendas y en nuestra página web con total garantía de calidad.

21 de Enero de 2016
Dormir bien: hábitos diarios

Dormir bien: lo que hay que hacer durante el día para dormir toda la noche

Durante todo momento del día, a cualquier hora, podemos realizar pequeños detalles – o evitar realizarlos -  que nos ayudarán a conseguir un sueño reparador todas las noches.

¿Quieres ayudarte a ti mismo a estar más sano, más descansado y con más energía cada día? Pues sigue leyendo y te damos las claves.dormir bien

En España un tercio de la población sufre algún tipo de trastorno en el sueño y eso provoca no solo problemas en nuestra salud, si no en nuestro entorno social, laboral, etc.

Nuestras agendas apretadas, e incluso a veces estresantes, son inevitables en nuestras rutinas del día a día. Este estilo de vida muchas veces está reñido con la buena adecuación de los ritmos biológicos y no permiten un buen descanso de forma natural. Solo con unos pequeños cambios en determinados hábitos, que fácilmente podemos incluir en nuestro estilo de vida, vamos a tener más energía y vitalidad para afrontar cualquier cosa.

  • Al despertarnos: Luz. ¡Sube la persiana!

Nuestro organismo con la oscuridad segrega melatonina que es una hormona que provoca somnolencia. Al contrario ocurre cuando nuestro organismo percibe la luz natural, segrega serotonina que regula el humor, el deseo sexual, la ira, etc. y nos activa.

  • Para despejarnos: Agua. Ducha estimulante.

Para despejarnos la mejor de las maneras es iniciar el día con una ducha y conviene que esta no sea con agua excesivamente caliente. El mejor método sería empezar con agua caliente o templada y poco a poco ir disminuyendo su temperatura hasta terminar con agua fresca. Así reactivamos los músculos que han estado en reposo durante el sueño, y también el sistema circulatorio. Esta acción tan básica ayuda a mejorar nuestras defensas, tonifica nuestro cuerpo y además nos permite una mayor facilidad de realizar esfuerzos físicos y mentales a lo largo del día.

  • Desayuno: Completo pero ligero. A recargar energía.

Debemos tomar variedad de alimentos pero en su justa medida. Incluiremos lácteos, fruta, proteínas y pan o cereales preferentemente integrales.

  • Dejar la habitación ventilada: Aire. Abre las ventanas.

El dormitorio y el colchón deben dejarse ventilados para renovar el oxígeno acumulado durante el descanso y evitar la acumulación de ácaros. Con 10 minutos es suficiente para que el aire respirado de noche esté purificado.

  • Toma de decisiones. La mañana es el mejor momento.

La típica frase de “lo consultaré con la almohada” no es recomendable para unos buenos hábitos de sueño y descanso. Las incertidumbres que aparecen por la noche provocan muchas veces insomnio o despertares en mitad de la noche, por lo que dejarlo todo resuelto durante el día es lo ideal. A primera hora de la mañana nuestro cuerpo genera cortisol, una hormona que nos ayuda a afrontar de manera relajada y natural los problemas cotidianos y las situaciones de estrés. Al enfrentarnos en estos momentos a situaciones de estrés nuestro cuerpo genera adrenalina como todos sabemos y eso ayuda a mantener activo y despierto nuestro organismo a lo largo del día. Es mucho mejor “despertar” nuestro cuerpo y mantenerlo en estado de alerta ahora, que más adelante acercándonos a la noche.

  • A comer: de forma equilibrada.

Lo ideal es tomar cantidades suficientes para estar saciados pero de alimentos saludables y variados. Añadir un almuerzo y una merienda o tentempié a media mañana y media tarde hace que no lleguemos con tanta hambre a la comida principal o cena. Al no llegar con tanta hambre a la cena, esta la haremos más ligera y favoreceremos el sueño.

  • Café después de la comida, con cuidado.

Los estimulantes son enemigos del buen descanso y alteran nuestros ciclos naturales. Los estimulantes – café, té, refrescos de cola, cacao – tardan bastante en metabolizarse y no consumirlos a partir del medio día es lo más recomendable. A pesar de esto, si estás acostumbrado a consumirlo y no te afecta, este será el mejor y último momento durante el día para tomarlo.

  • La siesta. Sí, pero reducida.

Disfrutar de la siesta nos puede ayudar a poner nuestro cuerpo en calma después de la comida y así estar repleto de fuerzas para afrontar la tarde. El tiempo ideal sería entre 20 y 30 minutos, nunca más larga, ya que eso sí modificaría por completo nuestros ritmos internos.

  • Deporte a media tarde. Estimúlate ahora.

Es fundamental haber “quemado” suficiente energía durante el día cuando vas a la cama. Muchas veces estamos mentalmente cansados pero no físicamente y es imprescindible y saludable realizar ejercicio, de cualquier tipo, de manera habitual. No es nada recomendable practicar ejercicio justo antes de ir a dormir por lo que el mejor momento, si no tenemos tiempo de realizarlo por la mañana, es a media tarde. Así damos tiempo a nuestro organismo a relajarse después de haber sido estimulado. El ejercicio físico es fundamental para conseguir un buen descanso.

  • Familia, amigos, ocio. También tenemos que divertirnos.

A veces durante el día nos es difícil dedicar momentos concretos a lo que llamaríamos la parte social y es fundamental no olvidarla. Al distraernos, ayudamos a dejar los problemas de lado y por tanto descansar mejor por la noche. Así mismo al final de la tarde es el mejor momento para dedicarlo a actividades que nos permitan relajarnos e incluso desconectar la mente. Móvil, tablet, redes sociales en general, etc. es el momento de prestarles atención y que poco a poco incitemos al organismo a relajarse.

  • A cenar: ligero y con fruta.

Siempre la realizaremos al menos una hora antes de acostarnos, para dar tiempo de hacer la digestión. No debemos irnos a la cama con el estómago lleno ya que es uno de los principales problemas a la hora de conciliar el sueño. La fruta es fundamental en este momento ya que todas nos aportan triptófano, que a su vez segrega la melatonina que ya hemos comentado que provoca de forma natural la somnolencia.

  • Total desconexión. Dispositivos off.

Ni televisión, ni móvil, ni tablets, ni videojuegos. Las imágenes excitan nuestro cerebro y no le permiten descansar y la luz azul que desprenden estos dispositivos definitivamente son uno de nuestros principales enemigos para el buen descanso.

  • Ambiente relajado. Calentitos mejor.

Al dormir tenemos una reducción de la temperatura corporal, por lo que si la elevamos antes, conciliaremos mejor el sueño. Tomar un vaso de leche caliente, una infusión o realizar un baño con agua caliente ayuda indiscutiblemente.

¿Verdad que parece fácil? Sólo con cambiar algunas de nuestras rutinas habituales conseguiremos un mejor descanso, reparador y notaremos durante el día que nos encontramos con más energía, más sanos y más saludables. ¿Te apuntas a intentarlo?

18 de Enero de 2016
Las cifras del sueño

Los números que describen nuestros hábitos a la hora de dormir

Hay diferencias entre las costumbres a la hora de dormir no solo entre hombres y mujeres, o según la edad en la que se encuentran, si no incluso dependiendo de su etnia. Descubre curiosidades sobre las cifras del sueño, seguro que hay muchas cosas que desconocías.

las cifras del sueno

La NDF -Fundación Nacional del Sueño- de Estados Unidos en su último estudio nos ha mostrado datos muy interesantes y es que hay muchas diferencias en nuestras costumbres según razas, nacionalidades, etcétera.

Lo primero que nos llama la atención es los europeos dormimos una media de 7,3 horas cada noche, lo cual es muy adecuado en cuanto a aporte de salud mediante el descanso. Sin embargo los americanos no descansan lo suficiente -si tenemos en cuenta las horas mínimas de sueño al día, que son entre 7h y 8h- ya que su media se encuentra en 6,5 horas diarias.

En cuanto a hábitos sobre con quién dormimos, en este estudio se ha extraído que los que más duermen solos son los de raza negra y los que más duermen acompañados, los de raza blanca. Veamos los porcentajes exactos de personas que duermen solas: El 41% del total de los negros, el 37% de los asiáticos, el 31% de los hispanos y sólo el 21% de los blancos. Como hábito de dormir con animales domésticos el de mayor porcentaje es el de raza blanca con un 14% de su población, ¿habrán incluido a estos últimos para contarlos como no dormir solos?.

Nuestros hábitos en cuanto a qué hacemos durante la hora previa a ir a dormir también varían según nuestra etnia, pero sobretodo se concentran en tres actividades que son: Ver la televisión, usar internet y mantener relaciones sexuales.  Según este estudio, la mayoría de la población antes de ir a dormir ve la televisión. Veamos los porcentajes: el 74% en el caso de los negros, 72% en el de los hispanos, 64% en blancos y 53% en el de los asiáticos.  La segunda opción preferida es el uso de Internet en la hora previa a dormir: lo hace el 20% de los encuestados en general, pero destaca muchísimo el incremento de este dato en los sujetos asiáticos que se incrementa hasta el 51%.

Independientemente de su etnia, al 32% de la población le cuesta al menos 20 minutos conciliar el sueño y las dificultades que achacan en el estudio como motivos principales de esta demora son: complicaciones por el empleo, las finanzas, la salud y problemas personales.

 

Vamos a ver que hábitos concretos tenemos los españoles resumidos en cifras:

  • El 5,4% de la población española padece insomnio
  • El 17% tarda más de 30 minutos en poder dormirse cada noche
  • Dormimos más los fines de semana, pero la media de sueño diaria está alrededor de 7 horas.
  • La siesta, tan española, pierde adeptos y un 58,6% no la hace nunca, mientras que solo un 16,2% la duerme a diario.

Vamos a fijarnos en otro tipo de hábitos:

  • Postura al dormir: La mayoría de nosotros, el 64,7% preferimos dormir de lado y solo un 7.9% lo hace boca arriba y el mismo porcentaje boca abajo.
  • Usos que le damos al colchón: Que el colchón es fundamental mantenerlo en buen estado y según nuestras preferencias personales es algo que no dejamos de repetir -lógicamente- en nuestros consejos, pero es que no solo se usa para dormir: El 57% lo utiliza para mantener relaciones sexuales, un 25% lo utiliza también para leer, y un 26% para ver la televisión. Curiosamente solo un 29,6% lo utiliza solo y exclusivamente para dormir.

En este estudio también se indica que el colchón es el elemento que ocupa el primer lugar cuando se trata de cambiar algo a los 10 años de su uso: un 40,2% lo indica como el elemento principal que cambiarían. Solo el 13% cambiaría antes el coche y un 6% lo haría con electrodomésticos.

¿Qué os han parecido estos datos? Curiosos cuanto menos...

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información - ACEPTAR