¿Cada cuanto se debe cambiar el equipo de descanso?

Si sientes que tu cama te está fallando y ya no duermes como antes, no te alarmes más de la cuenta: es algo normal y que algún día llega. Por esta razón, es importante que sepas cuánto dura la vida útil de cada producto, y qué síntomas de desgaste tiene cada uno. Colchones, almohadas, bases de descanso… todos estos componentes tienen unas características y una duración distinta, por lo que es importante que lo tengas en cuenta.

El colchón

El elemento más importante de tu cama, cuya vida útil varía dependiendo del uso que le des. ¿Cuándo falla tu colchón? Si te levantas cansado y con sensación de no haber recobrado fuerzas, o tu colchón se te ha hundido o deformado, es porque empieza a ser hora de cambiarlo. Estos síntomas que marcan el final de su vida útil aparecen cuando tu colchón deja de ser el idóneo para ti.

Para alargar la vida útil de tu colchón, necesitas cuidarlo y protegerlo cada día. Además de airearlo y girarlo, para evitar la acumulación de humedades y residuos que pongan en peligro la higiene. Es necesario que utilices una funda protectora para tu colchón. Busca siempre que sea impermeable y transpirable, para que ejerza su función correctamente.

¿Qué más debes tener en cuenta?

Si te decantas por una base tapizada o un canapé abatible, debes saber que su estructura de tubos de acero y tablero rígido es más resistente que otras opciones, como las láminas de un somier. Si notas que tu base ya no aporta la firmeza de antes, hace ruido y se mueve, y no asegura una acogida homogénea a tu colchón, es momento de cambiar tu soporte. En cuanto al somier de láminas, si notas que tu cama cruje o hace ruidos que antes no hacía, es porque ha llegado el momento de renovarlo.

También es muy importante que controles el estado de tu almohada. Si te despiertas cada mañana con dolores de cuello, posiblemente debas plantearte cambiar. Con el paso del tiempo las almohadas van perdiendo su forma, pudiendo llegar a variar su altura, dejando así de ofrecernos el soporte necesario. Ese es el momento de cambiarlo. Por último está la ropa de cama. Además de lavarla con asiduidad, plantéate cambiar si notas que el tejido se ha deteriorado con rasguños o están ásperas y ya no encuentras el confort en ellas.

¿Cómo guiarse para saber la vida útil de tus productos de descanso? Una vez sabes que cada artículo tiene unas características diferentes, te recomendamos que te guíes por las prestaciones que tu colchón, tu almohada o tu base de descanso pueden darte. Cuando tu cama ya no te ayuda a dormir bien, y te provoca un descanso incómodo y no disfrutas de tu sueño nocturno, ha llegado la hora de echarle un vistazo a tu equipo de descanso, para así ver donde puedes mejorar y donde no.

X
¡Hola! ¿Quieres saber dónde está nuestra tienda más cercana y obtener un descuento exclusivo?