Deporte y ejercicios para dormir: todo lo que debes saber

Tener un buen descanso es cuestión de rutinas y de un estilo de vida saludable. Practicar deporte de manera habitual es beneficioso por distintas razones. No sólo te hace quemar calorías y ayuda a mantenerte en forma, sino que permite liberar tensiones y desahogarte del estrés acumulado en tu día a día. El primer punto importante que debes tener en cuenta es la franja horaria en la que practicas deporte. Pese a que te recomendamos la actividad física por la mañana, para así empezar el día con más energía, lo más frecuente es hacer ejercicio por las tardes.

Si practicas actividad física por las tardes, la mejor franja es antes de la cena, dejando así un mínimo de dos horas entre el deporte y la hora de dormir. ¿Qué deportes practicar para mejorar tu rutina de descanso? Si no practicas un deporte colectivo, te dejamos unas sugerencias para hacerlo por tu cuenta.

  1. Running. Saliendo a correr mejoras tu salud a nivel cardiovascular, respiras mejor y además, quemas calorías. Un estudio de la Universidad de Stanford (California), concluyó que una de las mejores cosas que podían hacer los adultos con dificultades en el sueño era correr. Por otro lado, dormir bien facilita el rendimiento físico, por lo que ya sabes si eres runner: dormir bien te hará correr mejor. Al fin y al cabo, el descanso es uno de los pilares del deportista.
  2. ¿Eres más de nadar? Si en vez de correr, te gusta más sumergirte en la piscina y nadar, debes saber que la natación es excelente para tu descanso. La natación trabaja todo tu organismo y activa la mayoría de tus músculos y articulaciones. El desgaste de la natación ayuda a conciliar el sueño, además de permitir descargar adrenalina.
  3. El yoga, bueno para tu descanso. Esta actividad relajante es ideal para liberar tu mente, apartándola de cualquier pensamiento negativo para sumar beneficios en tu organismo. Es una actividad ideal para practicar por la tarde, antes de la cena, para llegar a la noche en un estado de máxima tranquilidad. Como alternativa al yoga, otra opción buenísima es practicar estiramientos. Una buena forma de ganar flexibilidad antes de irte a la cama.
  4. La meditación, una alternativa interesante. Pese a que no sea una actividad que te aporte tantas virtudes físicas, la meditación es otro ejercicio que te ayuda a dormir bien. Similar al yoga, los ejercicios de respiración ayudan a relajarse y afrontar la noche en un estado zen. Una técnica recomendable es la respiración 4-7-8: inspira por la nariz durante 4 segundos, mantén la respiración durante 7 segundos y expulsa el aire en 8 segundos. Una alternativa al deporte que, pese a no producirte un desgaste ideal para conciliar el sueño, te hará dormir lleno de paz.

Cualquier actividad física es buena para ayudarte a dormir bien, siempre que tengas en cuenta la importancia de elegir el horario adecuado y tener una rutina de hábitos saludables. No obstante, practicando deporte de forma habitual es muy fácil tener un ritmo de vida saludable.

X
¡Hola! ¿Quieres saber dónde está nuestra tienda más cercana y obtener un descuento exclusivo?