Los sueños pueden cambiar el mundo

Ago 17, 2018 | INFORMACION DEL DESCANSO, TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

¿Nunca has soñado con algo que te ha abierto la mente? ¿Nunca has notado como una bombilla se enciende en tu cabeza? Seguro que conoces muchos inventos que han cambiado el mundo, pero… ¿sabes que nacieron en un sueño? En este post os contaremos como surgieron algunas ideas que han cambiado la historia mundial.

Seguro que has estudiado la tabla periódica, pero no sabes lo mejor. Su creador, Dmitri Mendeleev, pudo terminarla gracias a una visualización que tuvo en un sueño. Tenía todos los datos necesarios y no sabía como representarlos en un gráfico. Pero, de repente, cayó dormido mientras trabajaba en su obra “Química Orgánica”, y tuvo un sueño donde aparecían representados en filas y columnas. Cuando despertó, colocó todos los elementos como en su sueño: los ordenó por valencias y propiedades, dejando huecos para incorporar nuevos elementos. Y así se elaboró la tabla periódica que conocemos en nuestros días.

Elias Howe también fue un soñador que dio pie a un invento revolucionario. Llevaba mucho tiempo intentando desarrollar una máquina para unir tejidos, y mediante un sueño consiguió definirlo. Su sueño no ha dejado indiferente a nadie. En él, un grupo de indígenas le atacaban con lanzas que tenían orificios en el extremo. En esas lanzas tuvo la idea de pasar el hilo por la punta y no por la base, como hacían hasta aquel entonces.

El modelo atómico de Niels Bohr es otra gran idea a lo largo de la historia que nació en un sueño. En él, Bohr estaba en un sol de gas ardiente donde los planetas giraban en torno a él sujetos por unos filamentos. Entonces, el gas se solidificó y las plantas y el sol se contrajeron. De su sueño, interpretó el sol como el átomo que tenía alrededor electrones indicando sus niveles energéticos. Este modelo atómico sigue representándose hasta el día de hoy.

¿Quién no conoce a Albert Einstein? Una eminencia como él fue inspirado durante toda su carrera por un sueño que tuvo en su adolescencia. Einstein soñaba deslizarse en un trineo por una pendiente muy acentuada. Al acercarse a la velocidad de la luz, todos los colores se mezclaron para hacer uno solo. Ahí tuvo su inspiración para averiguar qué sucede a la velocidad de la luz, la teoría que después desarrollaría.

La estructura de la molécula del benceno fue descubierta por el químico alemán Auguste Keluké. En aquella época, se conocía que el benceno se formaba por seis átomos de carbono y seis de hidrógeno. Entonces, Kekulé propuso una estructura en forma de anillo que supuso un gran avance para la química, pero ¿como llegó a ese punto? Cuando fue preguntado por su descubrimiento, el contestó que fue gracias a un sueño donde aparecían serpientes mordiéndose la cola.

No sólo la ciencia avanzó gracias a los sueños. Frankenstein, la primera historia de ciencia ficción del mundo, nació de un sueño de su autora, Mary Shelley. En él, vio como un estudiante de artes diabólicas se arrodillaba al lado de un ser que había creado juntando partes de otros hombres. Pese a ello, la espantosa criatura -como así aseguraba la autora-, cobró vida. A raíz de este sueño, decidió que tenía que escribir acerca de lo que había visto.

Los amantes de la música también le deben mucho a los sueños. Yesterday de The Beatles, surgió gracias a un sueño que tuvo Paul McCartney mientras dormía con su novia Jane Asher. No se ha revelado el contenido del sueño, pero se despertó con la melodía en la cabeza. También es interesante que la canción se iba a llamar Scrambled Eggs (huevos revueltos) porque se conoce que esa mañana su novia los estaba cocinando. Pero al final optaron por Yesterday porque era más fácil hacer rimas con esta palabra.

Soñar es normal y es un acto rutinario de nuestro día a día. ¿Y si pararnos un momento a analizar el por qué de nuestros sueños puede cambiar nuestra vida? Quizás no sea ninguna locura.