Tipos de colchón según su composición

Jul 20, 2018 | TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

El colchón es la piedra angular del descanso, y su elección es una de las partes más importantes en el reposo. Para elegir esta pieza, los durmientes encuentran distintas clasificaciones y tipos según unos criterios. El filtro más común para dividir los colchones es la composición: pueden ser viscoelásticos, de látex, de muelles y de espumación. Cada componente tiene sus virtudes y características distintas, ante las que cada persona encuentra sus razones para escogerlo:

Los colchones viscoelásticos destacan por su adaptabilidad al cuerpo del durmiente. Este material libera de presiones y mejora la circulación sanguínea durante el descanso. Cuanto más denso es su componente visco, más firme –y caro- será el colchón. Este tipo de composición reacciona ante la temperatura ambiental y retiene el calor corporal que desprende el durmiente. La viscoelástica que compone los colchones pueden ser espumada, moldeada o inyectada. Puedes leer más acerca de los tipos de viscoelástica en este artículo.

Los colchones de látex por lo general son de tacto más suave y se caracterizan por una capacidad de adaptación media. Generalmente no destacan por su firmeza, pero ofrecen suavidad y esponjosidad al descanso de cada durmiente. Se clasifican en colchones de látex sintético, derivados del petróleo, o de látex natural. Estos últimos están extraídos del árbol del caucho y ofrecen una mayor calidad que los sintéticos. Todos los colchones están compuestos por látex en su totalidad.

Los colchones de muelles se componen por bloques de muelles. Suelen agruparse en sistema de muelles bicónicos, de hilo continuo o ensacados. Los colchones de muelles en general suelen combinar el soporte de muelles con viscoelástica o espuma para aportar un mayor confort. Los colchones de muelles ofrecen generalmente un reposo firme (aunque el grado de firmeza variará en función del bloque de muelles utilizado). Además, son ideales para transpirar el sudor. En fechas de verano y calor son la tipología más apropiada para combatir las altas temperaturas.

Los colchones de espumación están fabricados con espumas de distintas características y calidades, dependiendo de su gama o material de alta resiliencia. Este material es un soporte adecuado para el descanso, que destaca por su accesibilidad económica y facilidad para transpirar. También son recomendables para las temperaturas veraniegas, ya que el núcleo espumado transpira el sudor. Generalmente son colchones firmes, transpirables y pocos adaptables a los durmientes, lo que, lo que favorece que no se acumule el calor durante la noche.

Para tener un buen descanso, es fundamental conocer las prestaciones de un colchón según su composición. No obstante, es importante tener en cuenta que estos no son los únicos criterios para clasificar un colchón, pero sí son los más técnicos y específicos. Si sigues dudando sobre la elección de tu colchón, contacta con nuestros asesores y te orientarán de forma personalizada y sin compromiso. ¡Ánimo, que cada vez estás más cerca de tu colchón perfecto!