Mantenimiento
de tu equipo de descanso

Mientras esperas a recibir tu equipo de descanso, hay un punto donde te recomendamos una especial atención: el cuidado de tus productos. Recuerda que tu equipo de descanso no es una decisión cualquiera, ya que se trata de una compra que te acompañará durante muchos años y que debe mejorar el día a día. Para que tu cama mejore tu rutina, es imprescindible que le eches un vistazo y la mantengas en las mejores condiciones posibles.

La pieza en torno a la que gira tu cama es el colchón, y su cuidado es una tarea a seguir en tu rutina. En primer lugar, te recomendamos que airees el colchón entre 5 y 10 minutos al día. Cada vez que hagas la cama, quita el nórdico y el juego de sábanas y deja que se airee antes de volver a cubrirla. Recuerda que mientras haces la cama debes tener las ventanas abiertas, para así ventilar tu habitación.

ventilar el colchón mientras haces la cama

Otra cosa a hacer en tu día a día con el colchón es voltearlo, siempre que las dos caras de tu colchón sean  útiles. Te recomendamos que le des la vuelta al colchón cada dos o tres meses, para utilizarlo por las dos caras y así evitar hundimientos y bultos que afecten al rendimiento del producto. No olvides que para conservar tu colchón en mejores condiciones debes utilizar una funda protectora o cubre colchón. Gracias al uso del protector, tu colchón queda cubierto del polvo, la humedad y los ácaros. Para proteger tu colchón, te recomendamos la Funda Transpirable Tencel, que además de proteger, es impermeable y protege ante líquidos.

 

Más allá de tu colchón

Además del colchón, hay más componentes de tu cama a los que debes echar un vistazo, como el soporte de tu colchón. La base de tu colchón está fabricada con una estructura de tubos de acero con una superficie de tablero rígido resistente al peso, siempre que hagas un uso responsable de ella. Si tienes una base tapizada, además de controlar el peso que pongas encima de ella, es recomendable revisarla periódicamente para limpiar las manchas que puedan aparecer.

Estructura metálica de los canapés abatibles

Por otra parte, si tienes un canapé abatible, hay dos puntos que debes tener en cuenta siempre: el sistema de apertura y la limpieza. En primer lugar, recuerda que debes abrir y cerrar el canapé con el colchón encima de la tapa, ya que si intentas mover la tapa sin el colchón encima fuerzas su sistema de hidráulicos, llegando incluso a romperlos. Por otra parte, si tu canapé abatible es tapizado, presta atención a las manchas o humedades que puedan aparecer en los tejidos, ya que necesitarás secar o intentar quitar las manchas para que así no dañen tu canapé.

En cuanto a tu almohada, también será importante protegerla con una funda que la proteja de manchas, como la Funda Tencel, también disponible para almohadas y que protege ante líquidos. Otra cosa que puedes hacer es sacudir la almohada para evitar la acumulación de polvo, especialmente si tu almohada es de fibra o de plumas.

Airear las sábanas

Si quieres lavar tu almohada, te recomendamos que consultes con tu fabricante cómo lavarla, ya que según su composición será recomendable lavarla de una forma distinta. Por último, en cuanto a la ropa de cama, es imprescindible que laves las sábanas como mínimo una vez a la semana. Esta limpieza es vital para su durabilidad y para tu higiene cada noche.

X
¡Hola! ¿Quieres saber dónde está nuestra tienda más cercana y obtener un descuento exclusivo?
Cómo llegar