¿Cómo descansar los ojos?

29 de enero de 2018

Hoy en día, con la continua exposición a pantallas y el estresante ritmo de vida, es habitual que tus ojos se resientan. Picores, enrojecimientos o resecamiento son algunas de las consecuencias más habituales. A continuación, te facilitamos algunos sencillos consejos con los que poder evitar y aliviar estas molestias.

  1. Cambia la iluminación. Apaga las luces excesivas o estridentes, así como cualquiera fluorescente. Este tipo de iluminación sobre estimula a los ojos y les obliga a trabajar más, lo cual acaba por irritar y fatigar tus ojos. Utiliza luces cálidas y suaves con las que podrás crear ambientes más relajados y cómodos para tu vista.
  2. Ajusta la configuración de tus pantallas. Si por trabajo o estudios no te queda más remedio que pasar muchas horas frente a una pantalla, es importante que regules el brillo y contraste de la misma. No utilices la pantalla a oscuras. La habitación debe estar con una iluminación que impacte a la pantalla con un ángulo de 90 grados. Es igualmente importante que mantengas una distancia mínima respecto a la pantalla.
  3. Entrena tus párpados. Al igual que cualquier otro músculo, los párpados también pueden ser entrenados. Para ello, entrecierra los ojos y fija tu mirada en las pestañas. Verás como éstas tienen una pequeña vibración. Concéntrate en evitar esta vibración durante unos cinco segundos. Puedes realizar este ejercicio tras haber estado trabajando con el ordenador o como una pausa para descansar la vista.
  4. Focaliza objetos a distintas distancias. Para combatir la fatiga visual, prueba a coger un boli y extiende el brazo. Cuando tengas la vista focalizada sobre él, acércalo poco a poco a tu nariz manteniéndolo siempre enfocado. Repite el ejercicio cinco veces. También puedes pausas en tu trabajo y apartar la vista del ordenador para fijarla sobre objetos que se encuentren lejos.

5. Utiliza lágrimas artificiales. La principal causa de la fatiga visual es la falta de hidratación de los ojos. Puedes recurrir al uso de gotas y lágrimas artificiales con las que aumentar la hidratación ocular. Para la correcta elección de gotas o lágrimas artificiales consulta con tu médico.