¿Cómo dormir con frío?

30 de noviembre de 2018

Dormir con frío es un hábito ante el que no queda más remedio que acostumbrarse. Para poder resistir las bajas temperaturas en el descanso, el primer paso es aclimatar el dormitorio y la cama para combatirlas. En primer lugar, es importante marcar la temperatura ambiente. Es recomendable mantener el dormitorio entre los 15 y 19ºC, lo que mejora la capacidad de despertarse y activarse por las mañanas. Superar una temperatura ambiente de 21ºC es perjudicial, ya que impide liberar melatonina y equilibrar el cortisol, relacionable con ansiedad, apetito y depresión.

Tampoco es recomendable sobrepasar las temperaturas por defecto. Cuando la temperatura ambiente del dormitorio baja de los 12ºC, se corre el riesgo de sufrir enfriamientos y demás reacciones perjudiciales, que experimentan temblores e inducen a resfriados. Además, dormir en un ambiente frío provoca que la mente esté alerta con el objetivo de aumentar la temperatura corporal.

Más allá de regular la temperatura ambiente del dormitorio, otro remedio recomendable es ajustar la ropa de cama adecuadamente. Esto es, combinar las sábanas, las mantas y el relleno nórdico o edredón de forma que garanticen un descanso óptimo. Estos componentes, junto al pijama que se utilice, deben combinarse para que la temperatura corporal esté en lo recomendado.

Además de ajustar temperaturas –tanto en el dormitorio como en el equipo de descanso-, también se pueden adquirir hábitos saludables para regular el cuerpo hacia la temperatura adecuada. Realizar ejercicios ligeros para aumentar la temperatura corporal en caso de frío, beber una infusión o un té caliente o incluso un baño son algunas de las alternativas más recomendadas ante las noches más frías.

X
¡Hola! ¿Quieres saber dónde está nuestra tienda más cercana y obtener un descuento exclusivo?
Cómo llegar