¿Cómo duermen los caballos?

01 de noviembre de 2017

Los hábitos de sueño y descanso de los caballos son definitivamente distintos al de los humanos. Mientras que nosotros dormimos acostados durante unas ocho horas al día, los caballos descansan durante cortos periodos y de manera más frecuente. Efectivamente y como es conocido, los caballos son capaces de dormir de pie, pero también necesitan acostarse para las fases más profundas del sueño.

Los caballos no muestran preferencias para descansar entre el día y la noche, por lo que no se les puede considerar diurnos ni nocturnos. Al igual que los humanos, sus hábitos de descanso cambian dependiendo de su edad. Los potros se acuestan con asiduidad para descansar y pasan la mitad del día durmiendo hasta que cumplen los tres meses de edad.  Conforme van creciendo, la frecuencia de veces que duermen al día va disminuyendo y tienden a hacerlo cada vez más de pie.

Llegados a la edad adulta, los caballos duermen principalmente de pie. La especial composición de los ligamentos y tendones de sus piernas, les permite dejarlas fijas sin apenas esfuerzo muscular. Para dormir, relajan una pierna mientras que dejan la otra fija, con lo que consiguen descansar los músculos sin necesidad de acostarse. Cada cierto tiempo alternan la extremidad.

Sin embargo, los caballos también necesitan acostarse para las fases más profundas del sueño. Cuando se encuentran extendidos entran en las fases de sueño REM y tienen sueño al igual que lo hacemos las personas.

X
¡Hola! ¿Quieres saber dónde está nuestra tienda más cercana y obtener un descuento exclusivo?