¿Cómo lavar almohadas de plumas?

27 de octubre de 2017

La primera pregunta que nos planteamos con nuestra almohada es, ¿puedo lavarla? Si tu almohada es de plumas o plumón, la respuesta es . Aparte de ser almohadas muy suaves, uno de los beneficios de sus rellenos naturales es su fácil mantenimiento. Conviene que laves tu almohada de plumas unas dos veces por año, puesto que no solo pueden acumular nuestro sudor, sino también polvo, moho o bacterias. Lo más importante al lavar tu almohada de plumas es secarla completamente al final. A continuación te damos una serie de consejos con los que podrás mantener tu almohada en perfectas condiciones durante años.

  1. Lava dos almohadas al mismo tiempo para que el tambor de la lavadora se mantenga balanceado.
  2. Utiliza detergente líquido para prendas delicadas e introduce una menor cantidad de la que usarías habitualmente.
  3. Programa la lavadora en un ciclo suave para ropa delicada.
  4. Utiliza un ciclo extra de enjuague y centrifugado para eliminar residuos de jabón y reducir al máximo la humedad.
  5. Decide tú mismo la temperatura. Con agua caliente te asegurarás la eliminación de ácaros pero arriesgas que puedan encoger las fibras.
  6. Exprime el agua de las almohadas presionando sobre ellas sin cambiar su forma habitual. No las estrujes o retuerzas.
  7. Mete las almohadas en la secadora con una temperatura baja o fría, tardará más en secarse y requerirá dos o tres ciclos, pero evitarás que se dañe. Introduce bolas de secado para mantener las almohadas esponjosas, como alternativa puedes usar pelotas de tenis.
  8. No uses la almohada hasta que no esté completamente seca.

Siguiendo estos simples consejos podrás mantener tus almohadas de plumas o plumón en perfecto estado y alargar su vida útil. Recuerda antes de todo leer las etiquetas de tu almohada puesto que podría contener algún material que no se pueda lavar.

X
¡Hola! ¿Quieres saber dónde está nuestra tienda más cercana y obtener un descuento exclusivo?