¿Por qué a las personas mayores les cuesta más dormir?

06 de noviembre de 2018

Conciliar un sueño profundo y de calidad es un desafío que se va haciendo más complicado con los años. Los trastornos del sueño son cada vez más frecuentes y la calidad del sueño empeora progresivamente. Esto se produce especialmente a partir de los 40 años, ya que las ondas cerebrales relacionadas con el sueño profundo se reducen en tamaño y cantidad. Consecuentemente, estas ondas pierden fuerza y afectan directamente al sueño.

Este hecho de dormir peor implica un mayor riesgo en la salud. Un mal descanso aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares y aumentar de peso. Al mismo tiempo, se aumenta el riesgo de tener alzheimer. Las alteraciones en el sueño incrementan el protagonismo de la beta amiloide, una proteína cerebral tóxica ligada a esta enfermedad.

Conforme pasan los años, siguen aumentando los problemas para dormir. Conforme se acercan los cincuenta años, las personas registran niveles cerca de un 60 o 70% de posibilidades menos de tener sueño profundo. Esta cifra se dispara llegados los setenta años, con un porcentaje cercano al 90% menos del porcentaje de sueño reparador. Conforme aumentan los años, siguen dándose situaciones que cortan el descanso,  lo que obliga a levantarse de la cama o quedarse unos minutos despiertos.

¿Qué cosas privan de un buen descanso a las personas mayores? Los dolores musculares son una de las principales causas, pero no la única. Otro problema muy frecuente es ir más frecuentemente al baño, debido a que la vejiga se va debilitando con los años. Además, los cambios en el ritmo circadiano implican que también se pida ir antes a la cama, debido a una liberación de melatonina más temprana en los adultos. No sólo esto, sino que otra consecuencia es que el cuerpo pida dormir más siestas, lo que altera más todavía una rutina sana de descanso.

X
¡Hola! ¿Quieres saber dónde está nuestra tienda más cercana y obtener un descuento exclusivo?