¿Por qué el móvil es malo para dormir?

09 de noviembre de 2018

¿A quién no le han dicho nunca la frase de “deja el móvil y duerme”, cuando le han visto con el móvil en la cama a la hora de dormir? Irse a dormir sin separarse del móvil perjudica nuestro descanso. La explicación la tiene un estudio de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), que afirma que señala como culpable la pantalla de los dispositivos. La luz que desprenden los aparatos reduce la melatonina –la hormona que regula nuestro sueño-, aunque esta no es la única causa.

Además de reducir nuestra melatonina, la actividad que hacemos al mirar una pantalla aplaza la hora de sueño, ya que nos mantiene distraídos. La actividad de la pantalla también retrasa la fase REM del sueño, además de aumentar el estado de alerta durante la noche. Todo esto interrumpe y altera los ritmos circadianos del organismo. Aunque no utilicemos como norma nuestro dispositivo antes de ir a dormir, este altera nuestro descanso.

La acción del teléfono móvil, y del contenido visualizado antes de ir a dormir, hiperexcita nuestro cerebro. Esta hiperexcitación es justo lo contrario que se necesita para conciliar el sueño. Para poder tener un buen descanso, es recomendable realizar actividades relajantes y que disminuyan la actividad cerebral, que es lo que facilita el estado de relajación óptimo para entrar en un buen descanso.

¿Cómo podemos reducir las radicaciones de la pantalla de los dispositivos para así conciliar el sueño con más facilidad? La alternativa más frecuente es la de activar el modo nocturno de la pantalla, que reduce su luminosidad y su radiación. Otra acción recomendable es la de separar la pantalla lo más posible de la cara. No obstante, lo más recomendable es tratar de evitar cuanto más sea posible la interacción con dispositivos móviles y electrónicos.

X
¡Hola! ¿Quieres saber dónde está nuestra tienda más cercana y obtener un descuento exclusivo?