¿Por qué tengo sueño después de comer?

02 de diciembre de 2017

¿Eres de los que después de comer les entran unas ganas irresistibles de echarse una siesta? No te preocupes, se trata de algo normal que sucede a la gran mayoría de personas. Si te preocupa que este sueño esté afectando a tu rendimiento laboral, te explicamos los distintos factores que influencian la cantidad de sueño que sientes tras la ingesta de alimentos.

El sueño después de comer es una respuesta natural del cuerpo a los procesos químicos que se producen durante la digestión. Hay ciertos factores que influyen en este proceso y que puedes controlar para minimizar la sensación de sueño tras comer.

Tu cuerpo necesita energía para funcionar, no únicamente para realizar ejercicio físico, sino simplemente para mantenerse en funcionamiento. Esta energía la conseguimos de los alimentos. Aunque todos los alimentos se digieren de igual manera, no todos ellos tienen el mismo efecto en nuestro cuerpo. Los alimentos ricos en proteínas como las espinacas, huevos, queso o ciertos tipos de carne o pescado contienen el aminoácido triptófano, que es el que tu cuerpo necesita para la creación de serotonina, los carbohidratos provocan una subida y posteriormente bajada de azúcar en la sangre y minerales como los de las bananas relajan los músculos. Cualquiera de estos factores aumentará tu sensación de sueño.

En el lado contrario encontramos alimentos que pueden generarte el efecto opuesto. Una dieta que incluya verduras, cereales integrales o grasas saludables permite regular tu energía. Beber mucha agua, evitar los excesos de azúcar y comer menos pero con mayor frecuencia también te ayudarán.

Estar algo cansado y sentir un poco de sueño después de comer es algo normal. Sin embargo, si notas que te afecta en exceso y más fuerte que al resto, podría ser un síntoma de diabetes, anemia o algún tipo de intolerancia a algún alimento. En tal caso, te recomendamos que consultes con tu médico.