Ventajas de comprar un colchón de gama superior

Un correcto descanso es vital para poder llevar una vida saludable. Dentro de todos los factores que influyen en el descanso, el colchón es, sin duda, uno de los más relevantes. Cualquiera que haya dormido sobre un colchón en mal estado, habrá podido certificar lo difícil que resulta conciliar el sueño. Pero los problemas no acaban cuando uno se duerme. Una noche sobre un colchón de mala calidad supondrá un día de dolencias, que se unirán al cansancio acumulado. Si los problemas para dormir adecuadamente se prolongan en el tiempo pueden tener consecuencias muy serias en la salud.

Si estás buscando comprar un nuevo colchón, probablemente te hayas encontrado ante la elección de invertir más dinero por un producto de mayor categoría u optar por una alternativa más económica. En cualquier caso, seguro que ambos te prometen un descanso perfecto. Hoy en día, es posible encontrar colchones con precios por debajo de los 100€ para una medida individual, que comparten al mismo tiempo escaparate con modelos de 500€ y 600€ para esta misma medida. Para hacer aún más complicada la elección, todos estos modelos aparecen habitualmente catalogados bajo una misma etiqueta, como por ejemplo: “Colchones Viscoelásticos”.

Llegados a este punto, los compradores se encuentran ante la disyuntiva de comprar un colchón más económico, arriesgando la calidad de su descanso o escoger uno de mayor categoría, con la posibilidad de estar pagando una diferencia importante de dinero para acabar obteniendo el mismo resultado. Desde Maxcolchon os traemos una serie de pautas y consejos para ayudaros en la elección de vuestro futuro colchón.

El precio es relevante, pero ¿cuánto?

En ningún caso se puede esperar que un colchón de 200€ vaya a aportar las mismas prestaciones que uno de 700€. Los colchones pueden elaborarse utilizando materiales muy diversos, que además se combinan entre ellos. Todos estos materiales, y los procesos de elaboración que requieren, suponen una serie de costes que únicamente se pueden abaratar bajando sus calidades, lo que obviamente afectará también a sus prestaciones. Para poder evaluar si existe una verdadera diferencia entre dos colchones, y por lo tanto determinar si vale la pena pagar una diferencia de precio, simplemente hay que comparar la composición interna. No te centres únicamente en qué materiales incluye el colchón que deseas. Debes tener en cuenta qué cantidad de material incorporan y, más importante aún, con qué densidad.

Colchones de muelles

Hoy en día, las carcasas de muelles suelen ser casi siempre de muelles ensacados. Este tipo de núcleos ofrecen unas prestaciones muy superiores a los colchones de muelles tradicionales. Igualmente, su precio es más elevado. A la hora de comparar entre dos colchones de muelles ensacados, es importante que tengas en cuenta el número de muelles que incorporan. Los colchones que tienen más muelles en el mismo espacio ofrecen una mejor ergonomía e independencia de lechos. Para poder emplear más muelles en el mismo espacio, se hace uso de muelles más finos o se colocan en forma de panel de abeja. Además de comparar el núcleo, es importante también que distingas cuál utiliza materiales de mayor calidad en el acolchado. Existe una gran variedad de materiales que pueden emplearse en las capas superiores del colchón. Habitualmente, los de mayor calidad y con precios más elevados son los materiales naturales, como la lana, el algodón, la seda o el látex natural. En el caso de materiales artificiales como la viscoelástica o la espumación, ten en cuenta las indicaciones que hacemos a continuación sobre estos materiales.

Viscoelástica y espumación

Si deseas adquirir un colchón viscoelástico, consulta y compara cuántos centímetros de grosor tiene la capa de viscoelástica y cuál es su densidad. A mayor densidad, mayor es también la adaptabilidad que consigue ofrecer y más duradera será su vida útil. Para los bloques de espumación, debes tener en cuenta también su grosor y densidad. Las espumaciones, como el HR, suelen utilizarse en los núcleos de los colchones, que son las partes que deben aportar firmeza y resistencia al colchón. La utilización de espumaciones más finas y menos densas hará que los colchones se deformen más rápidamente afectando directamente a la durabilidad del colchón.

Colchones de látex

El látex es un material de origen natural que se extrae de la savia de un árbol. Para poder formar bloques de látex que puedan emplearse en colchones, se requiere de la utilización de distintos productos artificiales. Se considera látex natural a todos aquellos bloques que incorporan como mínimo un 85% de látex natural. Con el fin de abaratar la producción del látex, han proliferado materiales sintéticos que se elaboran a partir de derivados del petróleo. A la hora de escoger tu colchón y comparar precios, ten en cuenta que el látex natural siempre va a tener un precio más elevado y va a ofrecer unas prestaciones superiores.

Tratamientos extra

Todos los colchones de mayor gama suelen incluir una serie de tratamientos o características extras que los diferencia del resto. Las capas de viscoelástica pueden encontrarse perfiladas, es decir, que distingan las distintas zonas del cuerpo ofreciendo el grado de apoyo y adaptabilidad específico para cada una de ellas. Sus fundas o acolchados pueden contar también con tratamientos específicos destinados a mejorar distintas características como la transpirabilidad o el frescor del colchón. Todo este tipo de tratamientos aumentarán también las prestaciones y costes del colchón.

Durabilidad

La durabilidad del colchón es otro de los aspectos que debes tener en cuenta. Los colchones más económicos no están preparados para soportar un peso adulto a diario durante más de dos años. Por el contrario, los colchones de gama media o alta están elaborados para ser utilizados a diario y mantener todas sus prestaciones durante al menos unos 10 años. Por ello, a medio o largo plazo, la compra de un colchón económico puede acabar resultando más costosa, puesto que te verás obligado a renovarlo al poco tiempo.

Decisión final

A la hora de comprar un colchón, es importante tener en cuenta que se está realizando una inversión en un producto que vas a estar utilizando durante un tercio de tu día a día y que además tiene una gran influencia en tu salud y bienestar. Un colchón de 700€ que se utiliza a diario durante 10 años acaba teniendo un coste diario de menos de 0,20€. Realizando un uso y mantenimiento adecuado, la vida útil de un colchón de alta gama se puede alargar incluso más allá de 10 años. Compara modelos, tanto de un mismo fabricante como de diversos, e infórmate sobre las calidades de sus materiales. Desconfía de aquellos que no ofrecen una información transparente sobre el contenido de tu colchón o que te presentan modelos muy similares a precios muy distintos. Una vez hayas localizado a un fabricante que te genere confianza, simplemente deberás decidir cuánto deseas invertir en la calidad de tu descanso. Existen colchones con características y sensaciones muy distintas, déjate asesorar sobre cuál es el que mejor se adapta a tus gustos y necesidades, pero recuerda que un colchón de gama económica nunca va a poder ofrecer las mismas prestaciones que aquellos que incorporan materiales de primeras calidades.

X
¡Hola! ¿Quieres saber dónde está nuestra tienda más cercana y obtener un descuento exclusivo?