Conforme la sociedad ha ido avanzando le hemos ido dando más importancia a diferentes conceptos, procedimientos o acciones. Porque en este mundo actual donde las redes sociales han potenciado la belleza y el estilismo, no solo el cuidado de nuestro propio aspecto ha cobrado trascendencia. Ocurre lo mismo con el interiorismo, una especie de arte que consigue que podamos darle personalidad a nuestros hogares. Y dentro de nuestras casas, uno de los habitáculos es el que cobra la mayor de las relevancias: el dormitorio. Porque, insistimos, decorar tu habitación requiere de ingenio y destreza.

Habilidades que, para lograrlas, nos han ido empujado a informarnos más y a recibir un mayor número de impactos visuales. Ya sea a través de webs, perfiles sociales, fotografías o vídeos, hemos ido convirtiéndonos en pequeños expertos. Pero como no todo se puede basar solamente en la pura belleza, existen más factores a considerar cuando decoramos nuestra habitación. Y uno de ellos es el tratamiento individualizado de cada elemento. Por ejemplo, el cabecero de la cama. Porque una vez amueblada la susodicha habitación y escogido el mejor colchón y su correspondiente base adecuada, llega el turno de este elemento diferenciador.

El mejor cabecero es el que refleja tu personalidad

Partiendo de una razón de ser más estética, no hay que olvidar nunca que el cabecero también es algo práctico. Y lo es porque se trata de un elemento higiénico y protector entre el colchón y la pared. Además de evitar el roce de las sábanas, la almohada y el colchón con la pared, también sirve de escudo ante posibles golpes gracias a su acolchado interior. A partir de aquí, los diferentes tejidos, materiales, colores, diseños, modelos o tamaños entrarán en juego. Por ejemplo, si empezamos por analizar esto último, el principal consejo es adquirir primero el colchón y después el cabecero.

Una vez conozcamos las medidas adecuadas es cuando ya podemos hablar de los diferentes cabeceros disponibles en el catálogo de Maxcolchon, los cuales son clasificados por el tipo de tejido que lo forman.

Polipiel

Posiblemente el rey del mercado actual. Este tejido tan demandado dentro del catálogo de Maxcolchon se caracteriza por su sencillo mantenimiento (es muy fácil de limpiar), por su amplia variedad de colores vivos y por darle una gran presencia e impacto a tu dormitorio.

Chenilla

 Este tipo de tejido es escogido entre personas que buscan una mayor sobriedad y elegancia de porte más clásico en sus dormitorios gracias a la amplia variedad de tonos que dispone. Pero no te confundas, a pesar de su clasicismo los cabeceros de chenilla han sabido evolucionar hasta encontrar modelos verdaderamente modernos.

Aqualine

Un tejido único, capaz de repeler líquidos. Es el tejido ideal si lo que estás buscando es un estilo elegante, exclusivo, glamuroso, distinguido y que casará perfectamente con cualquier tipo de dormitorio.

El color, el último toque para darle distinción a tu dormitorio

En Maxcolchon siempre decimos que somos fabricantes. Y lo decimos bien alto porque realizamos uno a uno cada pedido hecho por nuestros clientes. Un nivel de personalización que abarca todo el proceso, cada elemento y cada modelo. Siguiendo estas premisas, cuando hablamos de cabeceros podemos decir con orgullo que ofrecemos una gama de hasta 30 colores diferentes.

Porque el color cabecero tiene que casar a la perfección con el material del tapizado, cada uno de los tejidos que disponemos cuenta con una gama de colores tan variada que será imposible que no case con el tipo de tejido escogido. Por ello, entre colores y tonalidades, podrás elegir entre más de 30 diferentes.