Cómo duermen los monos

Oct 22, 2019 | TE INFORMAMOS |

Aún en la actualidad, continúa habiendo muchas incógnitas entorno a todos los procesos que suceden en nuestro organismo mientras dormimos. Como parte de los estudios para esclarecer todas estas dudas, se han llevado a cabo también investigaciones en monos y primates. Estos animales, tan similares a nosotros, comparten ciertas características que nos permiten explicar cómo se ha desarrollado nuestro descanso.

Entre todas las distintas especies que agrupamos coloquialmente bajo el término monos, los grandes primates son aquellos que duermen de forma más similar a como lo hacemos los humanos. Gorilas u orangutanes se acurrucan en el suelo y pasan horas durmiendo y soñando.

Todos los grandes primates se preparan estructuras sobre las que dormir, mientras que el resto de primates o simios no solo no lo hacen, sino que duermen sentados. En cuanto al tiempo y calidad del sueño, los grandes primates también consiguen un sueño mucho más regular y profundo.

Resulta curioso que, los chimpancés, por su parte, duermen cada día en una cama diferente. Esto provoca que sus nidos (o camas) tengan menos bacterias incluso que las camas de los humanos. Este ritual también lo comparten los grandes simios como los orangutanes, bonobos y gorilas.

Por el contrario, los babuinos ni siquiera duermen acostados. Este tipo de monos duermen sentados, balanceándose sobre su trasero y en continua alerta, por lo que no llegan a pasar largos periodos durmiendo.

Esta diferencia en la forma de dormir explicaría también, en parte, como los grandes primates, al igual que los humanos, han evolucionado a lo largo del tiempo hasta convertirse en los seres que conocemos actualmente.

 

De hecho, un estudio llevado a cabo por la Universidad Estatal de Carolina del Norte, en Estados Unidos, aproximadamente el 35% de las bacterias en camas humanas provienen de nuestros propios cuerpos. Esto incluiría a las bacterias fecales, de la piel y orales.

De esta manera, tanto los chimpancés como los grandes monos construyen cada día nidos de árboles, con ramas y hojas que contienen menos bacterias corporales que las camas de la mayoría de los hogares humanos.

Según la Agencia Universitaria de Periodismo Científico, los chimpancés duermen aproximadamente 9 o 10 horas y sus ciclos de sueño son de 80 minutos. No distan demasiado de los de los humanos, que dormimos en ciclos de sueño que duran aproximadamente 90 minutos.

Al parecer, cuando los primates no completan sus ciclos de sueño, pueden presentar problemas psicomotrices y de concentración, llegando incluso a poder causar alteraciones psicológicas.

Parece que los primates se parecen a los humanos más de lo que comúnmente podemos llegar a pensar. Tanto en el descanso como en la hora de dormir o incluso soñar.