¿Cómo es el descanso de los bebés?

Ene 25, 2019 | NIÑOS | 0 Comentarios

En el mundo de la maternidad, hay que saber elegir bien la información que es realmente importante. Sabemos que te sientes abrumada por las indicaciones de tu entorno, por eso hemos querido mostrarte unas pautas básicas para proteger a tu bebé durante la noche y que tu bebé descanse.

El descanso del bebé influye en su desarrollo y crecimiento. Muchos expertos indican que el 80% de la hormona del crecimiento se produce durante el sueño, durante las 14 y 18 horas que normalmente suelen dormir al día. En teoría su sueño solo debe ser interrumpido por la necesidad de comer, el cambio del pañal, por molestias externas como los ruidos. Sin embargo, en algunos bebés los llantos son continuados y son producidos por molestias internas incomodas como pueden ser los cólicos o la aparición de los primeros dientes.

Para garantizar su descanso es imprescindible que duerma en una cuna o colecho, si quieres tenerlo al alcance de la mano. Es importante evitar que duerma dentro de nuestra cama, porque sin darnos cuenta le podríamos hacer daño o incluso asfixiarlo con las sábanas sin querer. La mejor posición para su corta edad es dormir boca arriba, así se reduce el riesgo de muerte súbita en un 50%, según indican algunos expertos.

Otro aspecto importante en el descanso de los bebés es el colchón. Los bebés necesitan colchones firmes y confortables, que le aporten estabilidad y comodidad a su descanso. Un colchón de cuna adecuado es aquel que favorece el descanso y el crecimiento del bebé, y cuenta con el mismo tamaño que la cuna o colecho.

 

Los bebés necesitan colchones firmes y confortables, que le aporten estabilidad y comodidad a su descanso

Durante los primeros meses de vida para evitar el riesgo de muerte súbita, se recomienda no utilizar almohadas. Además, durante este periodo de tiempo el bebé debe dormir siempre boca arriba. Después de dos meses su arco cervical será mayor y la distancia entre los hombros habrá aumentado. En este momento el bebé necesitará su primera almohada, suave y bajita que garantice el descanso porque intentará girarse hacia los lados mientras duerme.

No obstante, la temperatura de la habitación influye en su descanso. Asegúrate de ventilar la habitación una vez al día y que la temperatura no supere los 20 grados, tanto en verano como en invierno. Ten en cuenta que arropar demasiado al bebé también puede provocar el aumento de la temperatura corporal y producir fiebre. En cuanto a la ropa de cama, lo mejor es que sea suave y cómoda, que aporte confort al descanso y permita los movimientos de las piernas del bebé.

Con estos simples consejos conseguirás que tu recién nacido esté protegido y descanse durante la noche. Al fin y al cabo, lo más importante es la comodidad del bebé.