La llegada del frío hace que necesitemos cambiar la ropa de cama de otoño a ropa de cama de invierno. Es posible que ya hayamos sacado el elemento clave: el edredón nórdico, que nos permitirá resguardarnos del frío al máximo y será una pieza clave para pasar la temporada de invierno.

El edredón nórdico se compone, generalmente, por un relleno nórdico (que nos proporcionará ese aislante del frío que necesitamos para el invierno) y una funda nórdica que lo recubre. No suele faltar en el equipo de la ropa de invierno gracias a su capacidad térmica, pero tampoco puede dejarse de lado lo cómodo que resulta utilizarlo: sobre todo si vivimos en un sitio donde las temperaturas no son extremas y el frío puede soportarse, puede que nos baste con el nórdico para dormir por las noches. De ser así, para hacer la cama solo tendremos que extender bien el nórdico y colocar las almohadas y cojines en su sitio. ¡Y listo!

Los edredones nórdicos están compuestos, por lo general, de plumón o de fibra sintética. Suelen estar también acolchados, y pueden adquirirse en distintos gramajes. El gramaje del relleno nórdico hace referencia a su peso, y según sea este, el edredón nórdico nos aportará una mayor o menor capacidad térmica.

¿Qué nórdico elijo?

A la hora de elegir qué gramaje se ajusta más a nuestras necesidades, debemos tener en cuenta varios factores. El primero es, ¿a qué temperatura suele estar nuestra habitación? Esto dependerá también de la zona donde nos encontremos y su clima. Por otro lado, también tendrán un papel el pijama que utilicemos así como si somos frioleros o calurosos a la hora de dormir.

Cuantos más gramos tenga el relleno nórdico, mayor será su poder aislante del frío. Además, los rellenos nórdicos naturales o de plumón presentan un aislamiento mayor que los de fibra sintética.

Si nos estás leyendo desde una zona donde hace mucho frío, entonces probablemente necesites un nórdico con un gramaje más alto. Por el contrario, si vivimos en una zona de temperaturas suaves, es probable que un gramaje intermedio o bajo nos baste.

Edredón nórdico:¿Sintético o natural?

Otro de los factores a tener en cuenta a la hora de elegir el relleno nórdico que mejor se adapte a nosotros es si optar por el material sintético o por material natural. En cuanto a los rellenos nórdicos sintéticos, estos están rellenos de fibras que simulan el poder aislante de las plumas naturales. A día de hoy podemos encontrar rellenos nórdicos sintéticos que se asemejan bastante a los de plumas, aunque estos últimos garantizan un mejor aislamiento.

Por otro lado, también hay que tener en cuenta que el tipo de pluma de la que esté relleno nuestro edredón determinará su capacidad aislante. En este sentido, los rellenos nórdicos de plumas de pato u oca son los considerados de mejor calidad, mayor durabilidad y con un mayor poder aislante.

La gran diferencia entre sintético o de plumas es el calor que desprenden a lo largo de la noche y su transpirabilidad. El sintético tiene un poder calorífico mayor porque cuenta con un nivel de transpirabilidad menor; en cambio el natural son más caros porque ofrece un gran nivel calorífico y de transpirabilidad, es decir, no da opción a destaparse porque mantiene el calor ideal de tu cuerpo.

Elijas el que elijas: Debes tener en cuenta

¿Puedo meterlo en la lavadora?

Los rellenos nórdicos se pueden lavar, siempre y cuando tengamos en cuenta las indicaciones que especifica el fabricante en la etiqueta del edredón. Es posible que se indique no meterlo en la lavadora.

Lo mismo ocurre a la hora de meterlo en la secadora. Lo normal es que el fabricante indique las instrucciones en la etiqueta, así como las instrucciones de planchado que es preciso seguir. De igual manera, algunos nórdicos pueden ser susceptibles de meterlos en la secadora.

¿Cuándo cambiar el edredón nórdico?

La vida útil de un relleno nórdico varía en función de su calidad y gramaje. Principalmente, se recomienda cambiarlo cuando se note que no protege del frío de la misma manera que lo hacía antes, o cuando el relleno en su interior ya no está bien repartido de manera uniforme. Si esto ocurre, quizá deberíamos pensar en adquirir un nórdico de mayor calidad, que se mantendrá en buenas condiciones durante más tiempo.

En resumen, elegir el edredón nórdico adecuado para ti dependerá de tus necesidades, el frío que tengas y la inversión que quieras hacer. ¡Consulta con nuestro equipo si tienes alguna duda!