Cinco consejos para practicar el colecho con total tranquilidad

Sep 19, 2019 | NIÑOS, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

El colecho proporciona una sensación irrepetible tanto a padres como a hijos, pero es imprescindible practicarlo de forma segura para tu bebé. Sigue nuestros consejos para disfrutar de todos los beneficios aparejados a esta práctica sin ningún tipo de riesgos.

El colecho (dormir los padres y el bebé en una misma cama) permite estrechar vínculos paternofiliales, favorecer la lactancia y facilitar que el bebé se duerma. No obstante, cuando no se hace correctamente, puede suscitar todo tipo de problemas en el niño.

Consejos para realizar el colecho de forma segura

 

No todo bebé puede practicar el colecho

Los niños menores de 3 meses no deberían realizar el colecho con sus padres, debido a su tamaño especialmente pequeño. La misma razón desaconseja este tipo de prácticas en el caso de niños prematuros o con infrapeso.

En tales casos, lo ideal es que el pequeño duerma en una cuna al lado de la cama de sus padres y, solo cuando haya logrado alcanzar suficiente volumen, será el momento de empezar a practicar el colecho.

Así deben prepararse los padres para el colecho

Ambos progenitores debéis estar conformes con la práctica del colecho y asumir vuestra mutua responsabilidad en hacerlo de forma segura para el bebé.

Es imprescindible que nada reduzca vuestro estado de alerta para que el colecho no se vuelva peligroso para vuestro hijo. No lo pongáis en práctica si estáis extremadamente cansados o bajo la influencia del alcohol, drogas o medicamentos.
Las personas que padezcan ciertos problemas de salud (como fumadores u obesos mórbidos) deberían abstenerse de practicar el colecho.

Los padres deben evitar todo aquello que sea susceptible de estrangular al bebé (pelo largo, camisones, collares…).

Preparando al bebé para el colecho

Nunca dejéis solo al bebé en la cama, ya que podría caerse. La posición adecuada para afrontar el colecho de forma segura es boca arriba, con la cabeza girada hacia un lado y siempre sobre un colchón firme (nada de superficies mullidas como almohadas o cojines).

Un colecho seguro debe incluir, como máximo, a 3 personas: ambos padres y el bebé. Añadir a vuestra cama a otros hijos o mascotas aumenta los riesgos de asfixia o aplastamiento del recién nacido, así que, cuántos menos seáis, mejor.

El bebé debe llevar ropa ligera para irse a dormir, abrigarlo en exceso es contraproducente, ya que el calor humano que genera el colecho ya basta para quitarle el frío. Tampoco deberías cubrir la cabeza de tu hijo, pues ello podría impedirle respirar.

La habitación ideal para practicar el colecho

Elimina obstáculos y hendiduras en los que el bebé pueda quedar atrapado. Asimismo, evita pegar la cama a la pared, ya que el colchón podría correrse, atrapando al niño en el hueco resultante.

La habitación debe estar fresca (a unos 19 grados como mucho), bien ventilada y carente de perfumes o ambientadores.

No uses ropa de cama voluminosa (edredones nórdicos, mantas gruesas, etc.) ni tampoco ningún complemento que pueda tapar la cara del recién nacido (peluche, cojín, almohada…). Una vez más: cuanto más simple, más seguro será el colecho para tu bebé.

El colchón perfecto para el colecho

Solamente se debe practicar el colecho sobre un colchón: nada de sofás, sillones o sobre vuestros cuerpos. Tan solo aquellas superficies firmes y sin hendiduras resultan seguras para el bebé.

El colchón idóneo para el colecho debe ser firme y amplio (de al menos 1,35 cm de ancho). Cuánto más duro sea, mejor (y cuanto más blando, peor, por eso son altamente desaconsejables los colchones de agua).

Lo ideal para un colecho seguro sería poner el colchón sobre el suelo, con el fin de evitar caídas, si bien también se pueden utilizar barreras laterales. Asimismo, emplear ropa de cama liviana y eliminar la almohada contribuirá a reforzar la seguridad del recién nacido.

Por todo ello, para disfrutar al máximo de un colecho seguro para tu bebé te recomendamos cualquiera de estos colchones:

Colchón Sensity: máxima firmeza y total confort.
Colchón Luxury: perfecto para absorber los impactos del movimiento gracias a su firmeza media alta.
Colchón Naturfresh: su alta transpirabilidad lo hacen idóneo para practicar el colecho en entornos cálidos.

Son colchones para colecho perfectos, pues te ofrece las características básicas para dormir junto a tu bebé de forma segura y beneficiosa para todos.