Cómo enseñar a tus hijos a hacer la cama

Nov 28, 2019 | NIÑOS, TE ACONSEJAMOS |

Conseguir involucrar a los más pequeños en las tareas rutinarias de una casa puede ser en ocasiones algo complejo. Por suerte existen diferentes métodos y técnicas que pueden ayudar a ir involucrando poco a poco a los niños en las tareas.

Es habitual que los niños intenten deshacerse de la obligación de tener que responsabilizarse de sus cosas, pero se ha demostrado que si los adultos delegan pequeñas tareas a los niños estos a la larga se volverán más independientes y resolutivos. Las tareas deben ser aplicadas de manera regular y siempre dependiendo de la edad que tengan. Por ejemplo, recoger sus juguetes debe aplicarse durante el segundo año de vida, comenzar a estirar la cama o echar la ropa sucia en el cesto a partir de los tres años, y así sucesivamente.

Muchos padres tienen conflictos sobre cómo enseñar a hacer la cama, dado que el resto de tareas no requieren de ninguna técnica, pues solo recoger y organizar objetos en lugares específicos. Pero para hacer la cama es necesario dedicar tiempo a la acción.

Los expertos pedagógicos siempre dicen que el mayor referente de los niños son sus padres, por ello si se quiere que estos comiencen a hacer las tareas de la casa deben ver que sus progenitores también lo hacen, ese sería sin duda el primer punto.

Consejos para enseñar a hacer la cama a los niños

Los más pequeños necesitan camas prácticas sin demasiados adornos y detalles, dado que esto complica las cosas. Por ello, a continuación te indicamos los pasos a seguir para que tus hijos aprendan a hacer la cama sin dificultad.

Airear la cama

Antes de hacer la cama, hay que explicarles que lo mejor que se airee para evitar la humedad y la proliferación de ácaros en las sábanas e incluso en el colchón. Para ello, destaparemos la cama por completo y abriremos un poco la ventana para que pueda circular el aire por la habitación. Como debemos esperar unos minutos para comenzar a hacer la cama, este tiempo es ideal para aprovechar y recoger un poco la habitación.

Ropa de cama

Es ideal que la cama infantil tenga no tenga un exceso de capas, ya que será más fácil hacer la cama si ésta cuenta con una sábana bajera, la funda nórdica y la almohada. Así, el primer paso será estirar la sábana bajera hacia los lados, eliminando las arrugas provocadas al dormir.

Tapar la cama

Si solo se tiene una funda nórdica este paso es muy sencillo. A continuación se deberá de extender el nórdico encima de la cama, metiendo la parte del piecero hacia dentro para que no se salga al dormir.

 (h3) Ajustar la almohada

Durante la noche la funda de la almohada suele moverse debido al uso, por ello al día siguiente hay que colocarla adecuadamente sobre la cama.

Esta distribución en la que solo hay tres piezas que forman la cama, unidas al hecho de que no hay que colocar la almohada bajo la colcha (porque no hay colcha), evita tener sábanas entre nórdico y bajera, lo que hace que todo el proceso sea mucho más sencillo y rápido, tanto para los niños como para los adultos. Así podrán ser más independientes y coger el hábito de hacer ellos mismos la cama sin necesidad de que los ayuden.