Cuatro tipos de almohada y cuatro razones para renovarla

Jul 11, 2019 | INFORMACION DEL DESCANSO, TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

Renovar la almohada no se trata solo de un tema de higiene, cada noche mientras duermes, tu cuerpo desprende restos de piel, cabello y aceite corporal que tu almohada absorbe. Con el tiempo estas condiciones atraerán a los ácaros del polvo para que crezcan en la almohada. Pero además hay otros motivos por los que deberías cambiar tu almohada. ¡Te los contamos aquí!

4 Señales por las que debes renovar tu almohada:

Te duele el cuello después de dormir

Si te despiertas con dolores especialmente en el cuello o en los hombros y te levantas cansado debido a las molestias en tu cuerpo que interrumpen tu descanso, ha llegado la hora de buscar una almohada nueva.

Si observas que la almohada está deformada

¿Hay bultos notables en la espuma o en el material de relleno? ¿Hay manchas notables de sudor y aceite que no se van ni lavándola? Si la respuesta es afirmativa, es hora de sustituir tu almohada.

La almohada debe ser un producto que se adapta a ti en cada momento: si notas que está deformada, que ya no se adapta a tu cuello o que no es como antes, es que ha llegado momento de cambiarla

Sientes que es más alta o más baja de lo que debería

Si la altura de la almohada no es la adecuada, lo notarás porque te sentirás incómodo y es posible que te despiertes con dolores de cabeza debido a la tensión. Si por ejemplo duermes de lado y la almohada es demasiado baja, tu cuello puede inclinarse quedando fuera de la alineación con el resto de la columna vertebral, causando dolor al despertarte. Aunque, independientemente de tu posición al dormir, si usas una almohada incorrecta, puedes experimentar los mismos malestares.

Han pasado más de dos años desde que la compraste

Si tiene más de dos años significa que tu almohada es vieja, y puede afectar a la condición de tu salud sobre todo si sufres alergia porque eres más sensible a los ácaros del polvo. Ciertos tipos de almohada duran más que otras, debido a la calidad y a los materiales de los que está formada.

Tipos de almohadas de Maxcolchon: Viscoelástica, fibra, copos y látex.

Almohadas viscoelásticas

Son firmes pero se adaptan al cuello, si prefieres que sea más transpirable, entonces opta por la viscoelástica perforada, sus agujeros la dotan de mayor transpirabilidad y la hacen más blandita. La almohada Carbon Active también es recomendada para personas calurosas, el material de estas almohadas lleva carbono, produciendo un desvanecimiento del calor, al mismo tiempo funciona como antifúngico natural y elimina la electricidad estática del cuerpo.

comprar una nueva almohada barata

Almohada de fibra

Es la más económica de Maxcolchon sin renunciar a la calidad, dos de sus cualidades es su flexibilidad y resistencia a los cambios ambientales. Compuesta por fibra hueca cargada y silicona, ofrece un descanso mullido y un apoyo del cuello muy cómodo. Facilita el cambio de postura de una manera natural, tiene una altura total de 16 cm y viene acompañada con una funda blanca de nylon.

Almohada de copos

Las almohadas de copos permiten una máxima personalización, vienen con un relleno de fibra de poliéster que puedes ajustar según tus preferencias. Es decir puedes quitar o añadir el contenido acorde a tu forma de dormir. Incluye una bolsa para guardar los copos que no vayas a emplear.

Almohada de látex

Aporta un descanso suave y  acolchado mientras mantiene tu cuello y cervicales alineadas. El látex perforado permite la evacuación del calor haciéndola más transpirable y flexible.

Para garantizar que la almohada alcance su máxima vida útil, debe estar cubierta bajo una funda y hay que limpiarla con regularidad. Una funda protectora es tan efectiva que puede duplicar la vida útil de la almohada.  Junto con el colchón, la almohada juega un papel muy importante para gozar de un buen descanso. Recuerda que puedes venir a probar todas las almohadas a cualquiera de las tiendas de Maxcolchon más cercana a ti.