El placer de dormir desnudo en invierno

Nov 14, 2019 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS |

Aunque quizás es algo que se pone en práctica de forma más extendida durante la época estival, lo cierto es que dormir desnudo en invierno también resulta realmente cómodo y recomendable. Descansar en la cama sin ningún tipo de ropa supone un gran placer, tanto en términos de relajación como en el contacto con la suavidad de las sábanas.

Dormir desnudo es algo que recomiendan incluso los científicos, ya que se ha demostrado en multitud de estudios científicos la mejora en salud que se produce tras adoptar el hábito de dormir sin ropa. Pero, ¿cuáles son los principales beneficios de dormir desnudo en invierno? Algunos de los más interesantes son los que se exponen a continuación.

Principales beneficios de dormir desnudo

Mejora la fertilidad

Está demostrado por estudios científicos que aquellos hombres que duermen desnudos tienen un esperma de mayor calidad y con ello una mayor fertilidad. Y es que dormir con ropa puede incrementar en exceso la temperatura de la cama y con ello se reduce la producción de testosterona. Al dormir sin ropa se mantiene una temperatura corporal ideal que mejora la calidad del esperma, ideal para parejas que estén buscando ser papás.

Reduce el peso corporal

Una persona que duerma sin ropa durante el invierno quemará más grasa de forma natural durante la noche. Esto es porque el cuerpo necesitará mantener una temperatura corporal agradable y para ello se verá obligado a quemar la grasa sobrante del cuerpo. Esto puede ser de gran ayuda para reducir el peso corporal quemando un extra de calorías sin darnos cuenta mientras dormimos.

Reduce los niveles de estrés

Dormir desnudo ayuda a que el cuerpo disminuya la producción de cortisol, una hormona que está relacionada con el incremento del estrés. Esto hace que las personas que duermen desnudas se relajen durante la noche disfrutando de un sueño reparador, a la vez que tienen un mejor despertar y un día menos estresante. Algo fundamental durante el invierno, donde todavía quedan muy lejos las vacaciones de verano.

Menor riesgo de padecer diabetes

La probabilidad de dormir desnudo reduce el riesgo de padecer diabetes. Y no es algo que diga un gurú cualquiera, sino que lo afirma la Fundación Nacional del Sueño de los Estados Unidos. El ambiente más fresco al dormir desnudo ayuda a tener una mayor estabilidad en los niveles de azúcar en sangre, además de experimentar una mejor sensibilidad a la insulina.

Retrasa el envejecimiento

No son pocas las investigaciones científicas que afirman que el hecho de dormir desnudo ralentiza el proceso de envejecimiento. Esto se produce gracias a que se incrementa la producción de la hormona del crecimiento, una hormona clave para la regeneración celular y que es considerada como una sustancia antienvejecimiento. Los ambientes cálidos al dormir con ropa provocan una menor producción de esta hormona.

Cuida la piel

Dormir desnudo favorece el cuidado de la piel de todo el cuerpo. Esto es posible porque al no usar ropa permitimos que la piel respire y esté en contacto con el aire, lo que ayuda a reducir la aparición de problemas cutáneos. Del mismo modo, también está demostrado que activa la conocida como “grasa marrón”, una sustancia que ayuda a renovar las células muertas y que hace que la piel esté más suave y saludable.

Más higiene

Dormir desnudo, al contrario de lo que se puede pensar, permite disfrutar de una mayor higiene corporal. Y es que si nos abrigamos demasiado para dormir corremos el riesgo de sudar en exceso y con ello no obligarnos a tomar una ducha por la mañana. Si se duerme desnudo el cuerpo no suda y además ensuciamos menos ropa, como pijamas.

Como se puede apreciar son muchos los beneficios de dormir desnudo, también durante el invierno. Y es que tanto a nivel estético como de salud ha quedado demostrado que resulta beneficioso por multitud de estudios e investigaciones científicas.