¿Es bueno o malo hacer la cama?

Dic 15, 2019 | TE INFORMAMOS |

A continuación exponemos los pros y contras de una tarea tan sencilla y habitual como es hacer la cama a diario. Y tú, ¿eres de los que ha adquirido este hábito o por el contrario no le das importancia a esta rutina?

Ventajas de hacer la cama a diario

Adquiriendo este hábito estamos creando a la vez una buena técnica para vencer la tentación de volver a entrar en la cama para dormir un poco más. Ya estás fuera y listo para empezar el día.

Además, hacer la cama es la primera tarea y logro de la mañana. Esto puede dar un pequeño impulso para afrontar el resto de objetivos y tareas del día.

Del mismo modo el aspecto de la habitación se ve más ordenado y limpio solo con estirar las sábanas y colocar la almohada en su sitio.

Al hacer la cama es muy probable que nos sintamos más motivados para realizar más tareas y poner un poco más de orden en la habitación. Es una buena forma de activarse por la mañana y puede encadenar otras acciones como puede ser guardar la ropa en los cajones o separar la que ya se ha usado, por ejemplo.

Esta sencilla actividad también facilita la limpieza, si tenemos pensado pasar la escoba o barrer más tarde. Y por si fuera poco, es una forma de prevenir que el polvo que entra por las ventanas se deposite en el interior de las sábanas.

Al llegar a casa después de la jornada, ver la cama sin hacer y la ropa tirada o desordenada por la habitación puede resultar estresante. Entrar en la habitación y que todo guarde cierto orden provoca la sensación de calma y tranquilidad. Al igual, puede dar apuro que alguien entre y vea el desorden en nuestro dormitorio.

Esta sencilla tarea fomenta la capacidad para adquirir hábitos a los más pequeños de la casaasumir responsabilidades en su día a día. De esta forma ante cualquier otra tarea rutinaria y constante que deban realizar, les costará mucho menos asimilarla y llevarla a cabo.

HACER LA CAMA FORMA PARTE DE LA ESTÉTICA DE LA HABITACIÓN

Contras de hacer la cama a diario

Hacer la cama inmediatamente después de levantarnos no es recomendable ya que favorece la proliferación de ácaros y bacterias en nuestra ropa de cama. Los microscópicos ácaros que pasan de nuestra piel a las sábanas mientras dormimos se multiplican cuando encuentran las condiciones mínimas de humedad.

A causa de la continua exposición a los ácaros y bacterias podríamos potenciar la aparición de asma, eccemas o dermatitis u otros problemas de salud relacionados con la exposición a estos microorganismos.

Además, perdemos tiempo de nuestro sueño, debido a que hemos de organizarnos para levantarnos más pronto y asumir dicha tarea diariamente.

5 consejos para hacer la cama

A continuación ofrecemos una serie de consejos y pasos para hacer la cama y  eliminar los ácaros que se quedan en la cama después de levantarnos. Para ello es importante obtener un ambiente seco, lo más apropiado sería:

  1. Abrir las ventanas y ventilar la habitación nada más levantarnos. De esta forma en unos minutos tendríamos secas las sá
  2. Correr las cortinas y subir las persianas para proporcionar luminosidad dentro del dormitorio.
  3. Tender las sábanas y el resto de ropa de cama o airearlas antes de hacer la cama. Con esto aseguramos eliminar cualquier rastro de humedad.
  4. Sacudir la almohada y utilizar protectores de colchón para evitar que dichas bacterias puedan alojarse dentro del núcleo del colchón, ya que esta es una zona bastante difícil de ventilar.
  5. Cambiar las sábanas una vez a la semana. Lavando la ropa de cama nos aseguramos de que las bacterias y manchas sean eliminadas por completo. A la vez que alargamos la vida útil de nuestro equipo de descanso.

En conclusión, hacer la cama es bueno y conseguiremos reducir la cantidad de ácaros y bacterias que hayan anidado en nuestras sábanas poniendo en práctica estos cinco sencillos pasos que hemos comentado. Y tú, ¿eres más de hacer la cama o de dejarla deshecha?