Inconvenientes de dormir por las mañanas

Abr 29, 2020 | TE INFORMAMOS |

Deseándolo o no, por imperativo o por gusto, hay situaciones que nos llevan a dormir por las mañanas: tenemos trabajos nocturnos o que implican turnos rotativos, o incluso situaciones especiales.

Estos escenarios que nos transportan a trasnochar y, por tanto, a acostarnos tan tarde que acabamos durmiendo por la mañana, no debería significar ningún problema… siempre y cuando lo hagamos de manera puntual y nunca recurrente.

Como ya hemos dicho en multitud de ocasiones, las recomendaciones de los expertos y de la propia Organización Mundial de la Salud dictaminan que lo mejor para nuestra salud es mantener una higiene del sueño que conlleve:

  1. Dormir ocho horas al día.
  2. Acostarnos y despertarnos a las mismas horas.
  3. Dormir por la noche para seguir los ritmos circadianos.

Obviamente, cuando nos acostamos a altas horas de la madrugada y acabamos durmiendo por la mañana, los puntos 2 y 3 resultan muy difícil de cumplir. Y el punto primero va a estar influido por elementos externos complicados de saltear (hay más ruidos, más luz natural…). Llegados a esta situación, resulta conveniente especificar los inconvenientes que nos vamos a encontrar ante tal exposición.

Inconvenientes de dormir durante la mañana

– Cuando nuestras rutinas nocturnas no están asociadas al descanso pueden provocar enfermedades cardiovasculares.

– Acabamos cayendo en desordenes de cariz alimentario: Según todos los expertos en salud, los trabajos de noche están asociados al consumo de alimentos grasos y menos saludables para nuestro organismo.

– A nivel social, vamos al revés del resto de los mortales. Como bien sabemos, la gran mayoría de la población trabaja de día y duerme de noche. Con esta costumbre adquirida de dormir por las mañanas, tendemos a la soledad.

Insomnio: Al ir en contra de los ritmos circadianos, estos acabarán sufriendo trastornos que nos llevarán al insomnio.

– Problemas físicos y emocionales: Este aislamiento provocado por ir al revés que el resto de la sociedad acaba provocando un cansancio no solo emocional, sino también físico.

– En el caso de los trabajadores nocturnos o en turnos rotativos, suelen acompañar el desempeño laboral con el consumo de bebidas azucaradas y con cafeína. Estas ingestas no son nada recomendables para nuestro confort y nuestro descanso.

Entonces, ¿no existe ningún tipo de ventaja?

Es verdad que, si solo nos ceñimos a cuestiones relacionadas con la salud, este hábito de dormir por las mañanas y mantener las noches en vela no son nada recomendables y están llenas de desventajas. Sin embargo, si queremos analizarlo desde un punto de vista profesional y asociado a trabajos creativos, sí podemos hallar cuestiones positivas:

– Existen una serie de profesiones creativas y artísticas y muy relacionadas con la escritura o el consumo audiovisual que encuentran mayor creatividad por la noche.  Según atestiguan algunos estudios, de madrugada se experimentan mayores niveles de estimulación mental.

Disminución casi total de distracciones provocadas por elementos externos. O lo que es lo mismo, mientras las personas duermen recibimos menor número de mensajes por teléfono, hay menos tráfico en las calles, menor cantidad de ruidos o disminuye la contaminación lumínica.

– Derivado del punto anterior, por las noches encontramos un absoluto silencio que puede favorecer este tipo de trabajos creativos que requieren de concentración y talento.