Los mejores desayunos para este invierno

Oct 29, 2019 | ALIMENTACION, TE ACONSEJAMOS |

Para disfrutar de una buena salud durante el frío invierno es necesario adoptar una serie de hábitos, tanto de cuidados como en la alimentación. Además de un descanso reparador en un colchón confortable, para fortalecer las defensas del organismo hay que prestar especial atención al desayuno, ya que se trata de la comida del día que nos aporta más del 25% de los nutrientes que necesitamos para pasar el día.

El desayuno es una de las comidas más importantes para la salud y realizar un desayuno variado ayuda a incrementar las defensas durante el invierno para prevenir catarros y gripes. Además, nos provee la energía necesaria para afrontar las situaciones de estrés que nos afectan en el trabajo.

 

Pero, ¿qué tipos de desayunos podemos consumir en invierno?

 

A continuación te mostramos algunos de los mejores desayunos para que alcances una alimentación sana y variada para combatir hasta el invierno más gélido.

Desayuno de lácteos y cereales

El desayuno durante el invierno debe ayudar al organismo a mantener la temperatura corporal. Por ello deben ser desayunos consistentes y preferiblemente en caliente, ya que su efecto es superior. Un desayuno de lácteos, con leche semidesnatada caliente y unos cereales integrales de copos de avena o trigo con poca azúcar puede ser un desayuno nutritivo y saludable para comenzar una mañana invernal.

Café, queso fresco y pan integral

Una de las claves de un desayuno de invierno es que sea variado en nutrientes para afrontar días realmente duros. Un desayuno con un café, una tostada de pan integral con aceite de oliva virgen extra y con un poco de queso fresco o requesón es un desayuno perfecto. Combina la capacidad de activación cerebral del café gracias a la cafeína con el aporte de nutrientes del pan, el aceite y el queso fresco. Un desayuno completo y sencillo de preparar.

Desayuno de frutas con yogur y miel

Otro de los mejores desayunos es combinar lácteos, frutas y alimentos nutritivos como la miel, como es este caso. El consumo de una pieza de fruta, como una manzana o una naranja; un yogur o kéfir con trozos de otra fruta diferente (kiwi o pera) y unos copos de germen de trigo y miel aportará las calorías suficientes para hacer frente al frío con solvencia. Un desayuno natural y saludable y sin apenas grasas.

Infusión de té, fruta y bocadillo

Porque no solo de café vive el hombre, las infusiones de té de menta, frutas del bosque o similares puede ser un sustituto ideal para el desayuno. Tras un té calentito completar el desayuno con una pieza de fruta y un buen bocadillo de pan integral, al que se le puede añadir huevo revuelto y rodajas de tomate. Una forma saludable y nutritiva de entrar en calor tras una noche de frío invierno.

 

 

¿Qué otros alimentos podemos incorporar en el desayuno durante el invierno?

Además de los diferentes tipos de desayuno que hemos mostrado y que se pueden ir alternando durante el invierno, también se pueden idear otros desayunos con alimentos que también han resultado especialmente recomendables para esta estación del año.

Entre estos alimentos cabe destacar el aguacate, una de las frutas más nutritivas; los frutos secos sin sal, como nueces, almendras o avellanas, que aportan calcio y vitaminas; o el arroz, un alimento que podemos usar en recetas deliciosas como el arroz con leche con pasas y canela.

Como se puede apreciar son muchos los desayunos que podemos introducir en el invierno para aportar al organismo los nutrientes que necesita para estar en perfecto estado hasta que llegue la primavera con su clima más agradable.