Nueve planes para hacer en una noche de verano

Ago 12, 2019 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

El sol, el buen tiempo y las vacaciones convierten al verano en la mejor época del año para disfrutar de los días en compañía de familia y amigos. Tanto si estás en el mar o en la montaña, junto a ríos o lagos, en hoteles o apartamentos de alquiler, incluso si te quedas en tu propia casa, las posibilidades son infinitas: tomar el sol y darte chapuzones en las frescas aguas de playas y piscinas, practicar el senderismo o ciclismo por los parajes naturales de los alrededores, celebrar las fiestas patronales de los distintos pueblos y ciudades… Hay miles de cosas que hacer durante el día, pero no podemos olvidarnos de los planes para las noches de verano.

Las largas noches de las estaciones frías suponen el recogimiento, la cena viendo un rato la tele e ir para la cama a horas tempranas, porque la mañana siguiente es día de escuela, como se decía antes. Sin embargo, las noches de verano son muy diferentes. En muchas ocasiones significan lo mejor del día, el momento en el que va a empezar la fiesta de verdad, cuando la temperatura es más agradable, lejos de los calores provocados por el sol abrasador que luce en buena parte de la geografía nacional. No hay nada mejor que llegar a casa después de un día de playa o de haber realizado tus actividades favoritas, darte una buena ducha, vestirte con tus mejores galas y, con una sonrisa de oreja a oreja, disponerte a comerte el mundo en compañía de tus seres queridos.

 

Nueve planes para tus noches de verano

 

A continuación, vamos a darte algunas ideas que te ayudarán a convertir tus salidas nocturnas en sueños de una noche de verano, como diría Shakespeare.

Cena de picoteo o de tapas

Un clásico español que es la admiración del mundo. No son pocos los extranjeros que graban en sus móviles, para luego subirlo a redes sociales, la animación de las terrazas españolas en unas horas de la madrugada en las que, en sus países de origen, no asoman ni los búhos.

Unas cañas o unos vinos con unas buenas tapas de patatas bravas, ibéricos, croquetas o alguno de los miles de manjares de nuestra excepcional gastronomía, sentados en terrazas y con amenas tertulias, es algo que debemos aprender a apreciar en lo que vale.

Espectáculos al aire libre

En todos los pueblos y ciudades de España se organizan durante el verano una gran variedad de espectáculos al aire libre, desde conciertos de rock o música clásica, hasta festivales de blues y jazz (algunos con prestigio a nivel mundial, como el de San Sebastián), pasando por las más diversas representaciones teatrales y de animación. Muchos espectáculos son celebrados durante las fiestas patronales de las distintas localidades, a mediados de agosto, pero no olvides que cada ciudad española tiene sus barrios, y cada barrio tienes sus fiestas, así que podrás empalmar una tras otra desde junio a septiembre.

Cine en verano

Ir al cine en compañía de familia y/o amigos siempre hace pasar un rato agradable, pero el verano le aporta un sabor especial. Las modernas salas de cine son auténticos refugios que nos protegen del calor con su aire acondicionado en noches de excesivo bochorno. Ir a la “sesión golfa” de madrugada, los fines de semana, siempre ha sido una tradición entre los cinéfilos.

Otra opción es ir a un autocine con tu pareja, algo que siempre ha tenido un aura muy romántica y que te hará sentir como un personaje de “American Graffiti”. Por último, no olvides que en muchos puntos de la costa española se programa “cine en la playa”, con instalación de pantallas en arenales frente al mar, con lo que el visionado ya será toda una experiencia, más allá de la calidad de la película.

Carreras populares nocturnas

Algo que se ha puesto de moda en los últimos años y que cada vez tiene más adeptos en toda la geografía española. Una forma estupenda de hacer deporte sin tener que sufrir los rigores del calor diurno, y en los que suele haber mucha animación. Como dicen los deportistas, lo mejor de las carreras nocturnas es el “tercer tiempo”, cuando tras acabar la carrera los corredores se reúnen para tomarse unas buenas cervezas, no vaya a ser que se deshidraten.

Lluvia de estrellas

Si quieres ver Las Perseidas en el firmamento reserva las noches del 12 y del 13 de agosto. También conocidas como “Lágrimas de San Lorenzo” esta lluvia de estrellas fugaces pueden ser vistas cada año por esas fechas, si tienes la suerte de tener una noche despejada en el punto en el que te encuentres. Todo un espectáculo al que nos invita el universo.

atardeceres noches de verano

Baños en el mar

¿Quién no se ha dado un baño nocturno en verano con la pareja o con amigos en alguna playa? No hay mejor forma de quitarte el calor y de pegarte unas buenas risas y siempre suponen momentos inolvidables que recordarás durante toda la vida. Y si no llevas bañador, pues no lo llevas. Total, es de noche y no se te va a distinguir demasiado.

Visitar el Festival de Teatro de Mérida

Algo que hay que realizar al menos una vez en la vida y que te transportará a la Augusta Emerita de la Antigua Roma. Tener la oportunidad de ver a las mejores compañías de teatro interpretando los textos de los grandes clásicos griegos en el incomparable marco del Teatro Romano, con una luz nocturna que realza la magia de tan memorables piedras, entra en la categoría de lo excelso.

Bailar en discotecas hasta que salga el sol

Terminamos con un clásico que está al alcance de todos. Si no vas a bailar hasta el amanecer en verano, ¿cuándo lo vas a hacer?

Descansar, ¿por qué no?

No solo de planes ociosos se compone el verano. Las noches de dormir profundamente y descansar como nunca dan vida. Recuperar energías, recargar pilas y darte un baño de bienestar son algunas de las ventajas que tiene invertir en descanso tus noches de verano.