Cinco propuestas para que tus hijos duerman fácil en verano

Ago 14, 2019 | NIÑOS, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

Que nuestros hijos duerman bien en verano es tan importante como complicado. Sigue nuestros consejos y tus pequeños se olvidarán de contar ovejas durante sus vacaciones estivales.

La importancia de que nuestros hijos duerman bien (también en verano)

Entre las vacaciones, el cambio de hora y el sofocante calor veraniego es normal que los horarios se descontrolen un poco, tanto para adultos como para niños.

Hemos de tener en cuenta que los pequeños de la casa necesitan seguir una rutina horaria más rigurosa que nosotros. Que nuestros hijos duerman adecuadamente durante todo el año es fundamental para su correcto desarrollo físico y psicológico. Los niños que no duermen bien son más susceptibles de padecer distintos trastornos, tales como: obesidad, bajo rendimiento escolar, problemas de crecimiento, TDAH, falta de energía o irritabilidad.

El verano no puede, pues, ser un punto y aparte en las rutinas del sueño infantil. Además, así será mucho más fácil que tus hijos puedan regresar a la rutina escolar de forma mucho más rápida y sencilla.

Sigue estos 5 consejos para que tus hijos duerman bien en verano

Que tus hijos duerman bien, aunque sea verano, es tan fácil como observar estos simples consejos en tu día a día.

El deporte: pieza clave para que tus hijos duerman en verano

Los niños, al igual que los adultos, deben hacer ejercicio físico suficiente como para agotar sus energías: es la forma natural de irse a la cama cansados. Lo ideal es practicar deporte por la tarde, pero no por la noche (ya que la excesiva tensión muscular causa insomnio).

Tratándose de niños, cualquier opción es buena a la hora de moverse: jugar al aire libre, ir en bici, nadar, apuntarse a deportes de equipo… Hay un montón de opciones que permitirán a tus hijos dormir bien en verano y, además, les ayudarán a combatir la obesidad y a llevar una vida más sana.

Cuida la alimentación y tus hijos dormirán bien en verano

Lo que comemos está estrechamente relacionado con la calidad de nuestro sueño. El secreto para que tus hijos duerman bien durante todo el año es tomar una cena equilibrada y ligera. No deberían consumir alimentos ni bebidas en las 2 horas previas al momento de acostarse. Algunos alimentos perfectos para conciliar el sueño son los plátanos, los frutos secos y la leche. ¿Qué te parece incluirlos en su cena para que duerman como angelitos?

La importancia de contar con un entorno proclive al sueño

Para que tus hijos duerman de forma rápida y profunda es fundamental que su dormitorio se halle en total oscuridad. Por la misma razón, es muy importante mantener todo tipo de dispositivos electrónicos a raya.

Ya que el calor es enemigo del sueño, la ropa de cama de tus hijos debe ser lo más ligera posible. Aquella que está confeccionada con tejido suaves y transpirables es ideal para que no suden durante las tórridas noches veraniegas. En cuanto a la temperatura idónea de la habitación, no debería superar los 22º C.

planes con hijos en noches de verano

La cama ideal que hará a tus hijos dormir bien todo el año

La cama del niño debe estar expresamente concedida para él, debiendo ser del tamaño adecuado: ni muy grande, ni muy pequeña. Apostar por un mobiliario de calidad garantizará la comodidad y descanso de tu pequeño.

Tienes muchas opciones a la hora de elegir su colchón (de muelles o viscoelástico, según su preferencia), su almohada (que, en caso de bebés, deberá ser específica para cuna) y el canapé (mejor aún si es abatible, ya que aporta un espacio extra de almacenaje).

Rutinas reloj en mano

Aunque sean vacaciones, no conviene que los niños se levanten más tarde de las 10 de la mañana. Que tus hijos duerman bien en verano no es incompatible con que se echen una siesta, siempre y cuando ésta no supere los 45 minutos.

Lo ideal para que tus hijos duerman sin problemas es que se acuesten entre las 20 y las 21 horas. Tomar un baño templado les ayudará a relajarse antes de ir a la cama, especialmente si son muy inquietos. Para que los niños concilien el sueño con más facilidad es importante seguir las mismas rutinas diarias, sobre todo antes de acostarse.