¿Qué cabecero elegir para tu cama?

Abr 11, 2019 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

Los cabeceros de cama se han convertido en un elemento imprescindible en la decoración de dormitorios. Una buena prueba de ello es que cada vez encontramos más modelos en el mercado, de todos los estilos y para todos los gustos.

¿Qué es un cabecero y cuál es su función?

La cama es un mueble fundamental, puesto que nos proporciona descanso. Pero más allá de su finalidad práctica es también un importante elemento de decoración, por eso el cabecero es una pieza primordial en un dormitorio. Esta pieza cumple una función práctica y otra estética. A nivel práctico protege el colchón y la pared de los roces.

A nivel estético puede llegar a convertirse en el verdadero protagonista de la decoración del dormitorio, marcando el estilo del mismo. No en vano, es uno de los primeros elementos en los que centramos la vista cuando entramos en una habitación.

Ventajas de poner un cabecero en la cama

Hoy en día es raro encontrar una cama que no disponga de cabecero, esto se debe a todas las ventajas que se derivan de esta pieza:

  • Es un elemento decorativo que viste tanto la cama como la pared principal de la habitación.
  • Es una buena forma de reflejar los gustos del propietario de la habitación.
  • Ayuda a acomodar las cervicales de los aficionados a ver la tele o leer en la cama.
  • Tiene una función higiénica al evitar que el colchón y las sábanas estén en contacto directo con la pared.
Comprar cabecero con luz

¿Qué cabecero de cama elegir?

Existen tantos modelos de cabeceros de cama como gustos, así que no suele resultar complicado encontrar el más adecuado para cada habitación, ya se vaya a instalar una cama de matrimonio o una individual.

En los últimos años se han puesto muy de moda los diseños de madera y se han recuperado viejos clásicos como la forja, pero los cabeceros de polipiel y los tapizados siguen siendo los más demandados.

Cabeceros polipiel

Se trata de un tablón de madera recubierto de polipiel, un tejido sintético pero que imita a la perfección la piel natural y no tiene ninguno de los inconvenientes de esta. Hay diseños de polipiel muy variados, pero sin lugar a dudas los que más gustan son los cabeceros capitoné, que son capaces de darle un toque romántico a cualquier habitación con un estilo clásico que nunca pasa de moda.

Los cabeceros en polipiel cuentan con una gran variedad de diseños para darle a la habitación el estilo que desees

Los cabeceros elaborados en este material son especialmente cómodos a la hora de apoyarse en ellos para ver la televisión o relajarse leyendo antes de dormir. Otra ventaja añadida es que son fáciles de limpiar y su mantenimiento se hace de forma rápida y sencilla.

Cabeceros tapizados

Son un clásico que nunca pasa de moda. Además, los diseños han sabido adaptarse a los gustos actuales y puedes encontrar desde los más clásicos a los más rompedores. En función del estilo que se quiera dar a la habitación se puede optar por cabeceros de chenilla o incluso de terciopelo.

Los cabeceros tapizados visten mucho la habitación y combinándolos con una colcha o un edredón adecuados pueden conseguir que incluso un dormitorio que no tiene muchos muebles o enseres se convierta en un espacio único que invite al descanso

¿Cómo acertar al elegir el cabecero de la cama?

La elección de esta pieza es algo muy personal, pero hay una cuestión básica a tener en cuenta. El tamaño del cabecero debe concordar con el de la cama. Si es demasiado pequeño no protegerá adecuadamente el colchón, mientras que si es demasiado grande no se consigue que la cama tenga un aspecto armónico. Por eso es importante no precipitarse y escoger primero el colchón y en último lugar el cabecero.

Cabecero dormitorio con estilo

Mantenimiento del cabecero

Una vez instalada esta pieza es importante cuidarla adecuadamente para que se mantenga en óptimas condiciones durante más tiempo. La limpieza depende del tipo de material elegido. La polipiel se puede limpiar con productos específicos o con un poco de agua jabonosa, mientras que para los cabeceros tapizados es mejor retirar el polvo con ayuda del aspirador y luego eliminar la suciedad con una vaporeta o con ayuda de algún producto especializado. Cuidando bien el cabecero, el mismo puede aguantar años y años en perfectas condiciones.