¿Por qué te entra sueño después de comer?

Jun 8, 2019 | ALIMENTACION, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

Se dice que para hacer la digestión, la sangre disminuye en el cerebro, por lo que nos entra sueño después de comer. Pero, ¿es eso del todo cierto? El azúcar de los alimentos afecta a la elaboración de unas proteínas llamadas Orexinas, haciendo que éstas disminuyan. Estas proteínas se producen en el hipotálamo y se encargan de mantenernos alerta. Un aumento de azúcar acaba por bajar nuestros niveles de atención y nos da sueño.

Ese estado de modorra que parte de nuestra energía está siendo usada por nuestro organismo para hacer la digestión. Este proceso es igual para todo el mundo, ¿quién no daría lo que fuera por echarse la siesta siempre? Sin embargo, seguro que has oído que es malo dormir con el estómago lleno, aquí te decimos por qué.

Puntos débiles de dormir con el estómago lleno

Las principales consecuencias de echarse una siesta después de haber comido son el reflujo y una digestión pesada. Al estar tumbados, los jugos gástricos se mueven hacia la boca del estómago. Esto crea una sensación de que “nos repite la comida” y de acidez.

La indigestión se produce por la misma razón. Los jugos gástricos no hacen su papel y la gravedad no ayuda a que el bolo pase al intestino. Así, la comida se queda más tiempo necesario en el estómago y puede fermentar, provocando gases o angustia. Sin embargo, los especialistas recomiendan reposar un rato después de las comidas.

¿Cómo podemos evitar estos problemas entonces?

  • 40 minutos. Es recomendable echarse a la siesta pasados cuarenta minutos de la ingesta de alimentos, así, los alimentos se habrán digerido de manera correcta.
  • En la noche. No tomes alimentos pesados para cenar; aparte de afectar a tu organismo de la manera que hemos hablado anteriormente, no conseguirás un buen descanso por culpa de una mala digestión.
  • Existen alimentos que ayudan a que te entre sueño después de consumirlos, como las cerezas, las espinacas o el huevo. Evitar estos alimentos ayudará a que no te entre modorra.
  • Obedecer a nuestro cuerpo. Sí, nuestro cuerpo nos habla, tenemos que aprender a escucharlo y hacerle caso, pues indica cuándo parar de comer. En ese punto en el que ya nos sentimos saciados debemos parar. Si no lo hacemos, nuestro organismo necesitará más de nuestra energía, causándonos así más somnolencia.

Respeta tu cuerpo y tu estado de salud: si te pide parar de comer, hazlo, ya que las comidas copiosas aumentan tu somnolencia

  • Disminuir el azúcar. Sabemos que el azúcar es un aporte de energía temporal. Al tomarlo nos da el subidón y en poco tiempo baja de tal manera que te deja sin energía. Evita alimentos altos en azúcar, sobre todo los que llevan azúcares añadidos.
  • Desayuno. El desayuno es la comida más importante del día. Si no desayunamos, al llegar la hora de la comida tendremos más hambre, y comeremos de manera excesiva. Sin embargo, si nos tomamos un buen desayuno, a la hora de comer reduciremos esta ansiedad y no nos daremos un atracón. Así evitaremos ese esfuerzo extra para nuestro organismo que tanto nos cansa.
  • Caminar. Si tienes tiempo para echarte a la siesta, reemplázala por caminar. No tienes que darte una caminata. Solo andar unos diez o quince minutos después de comer te ayudará a hacer una mejor digestión. Mejorará la circulación de la sangre y el oxígeno. Estando en movimiento evitaremos que nos entre sueño después de comer.

Ahora que sabes los motivos por los que te entra sueño después de comer, ¿seguirás estos consejos?