¿Qué colchón es mejor para la espalda?

Ene 22, 2020 | SALUD, TE ACONSEJAMOS |

¿Cuántas veces te has ido a dormir sin sentir ningún tipo de dolencia y al día siguiente te has despertado como si un camión te hubiera pasado por encima? Aunque no encuentres una explicación para ello, sí la existe. E incluso hay estudios sobre ello. Según la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) hasta el 80% de la población padeció, padece o sufrirá dolores de espalda a lo largo de su vida. Un porcentaje mayoritario que implica casi una causa distinta por persona pero que se puede empezar a mitigar y evitar con la calidad de tu descanso. Elegir el mejor colchón para tu espalda es el inicio de un camino que deberás continuar con otro tipo de acciones y decisiones cotidianas.

A pesar de que hayan tantas peculiaridades y casos distintos, podemos establecer una serie de lugares comunes y factores determinantes que provocan ese temido dolor en una zona tan sensible. La ausencia de práctica deportiva o el simple hecho de no realizar ningún ejercicio físico son motivos recurrentes que los especialistas señalan como causantes del malestar. Siempre que no tengas un problema médico diagnosticado es recomendable que te muestres activo durante el día. De esta manera estirarás los músculos de la espalda y del cuello, minimizando las posibilidades de un despertar no deseado.

Pero ya sean lumbalgias, dolores cervicales o el problema menos común de la dorsalgia (malestar que se concentra en la zona intermedia), la elección de tu equipo de descanso va a colaborar y mucho en la salud de tu espalda. Desde la almohada al somier pasando por el núcleo de tu confort: el colchón

Los colchones viscoelásticos te garantizan mayor adaptabilidad

En un mundo ideal existiría un colchón específico y milagroso que previene y cura los dolores de espalda. Aunque esto sería maravilloso, de lo que sí disponemos es de diferentes gamas donde se encuentra la que mejor te garantice la postura más correcta de la columna vertebral. En esa búsqueda de la relajación muscular has de tener claro que tu colchón ni puede ser excesivamente firme ni blando. Por lo general, es en el punto medio donde tus músculos y ligamentos van a querer descansar.

Otro factor que entrará en juego a la hora de seleccionar la opción más correcta será tu complexión física. Si eres una persona con poco peso y composición corporal, lo ideal sería un colchón con un menor índice de firmeza. Si este no es tu caso, tu elección debería ser un producto cuya firmeza sea intermedia-alta o alta.

Respecto a los materiales más recomendables, teniendo en cuenta las consideraciones anteriores y la infinita escala de molestias que una persona puede padecer, un colchón viscoelástico sería lo ideal. Gracias a la capacidad de adaptación que varía en función de la densidad con la que están fabricados, obtendrás una mayor calidad en tu descanso y un sueño más reparador.