¿Qué es el sueño ligero y cómo identificarlo?

May 5, 2020 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS |

“Yo es que tengo el sueño ligero”. Seguro que has pronunciado o escuchado esta frase en multitud de ocasiones. Muchas veces sucede cuando iniciamos una relación y estamos aún acostumbrándonos a dormir con esa persona. O cuando, por cuestiones logísticas o temporales, compartimos alojamiento con gente más bien desconocida. Es ahí, en este tipo de viñetas cotidianas, cuando se suele expresar. Pero, ¿de verdad sabemos a qué nos referimos con ello? ¿Qué significa este concepto que parece el título de una canción?

Los seres humanos disponen de un sueño que es cíclico y se divide en fases de aproximadamente 90 minutos que se van repitiendo durante las 8 horas que deberíamos dormir cada día. Estos ciclos, que en ocasiones se pueden encadenar hasta seis veces seguidas, favorecen la multitud de procesos que ayudan a la regeneración de nuestro cuerpo y del sistema neurológico y, por tanto, son la verdadera causa de que un buen descanso sea tan recomendable.

Dentro de estos mencionados ciclos podemos distinguir diferentes fases del sueño. Y es ahí donde encontraremos el verdadero significado del sueño ligero:

1ª Fase o Adormecimiento

Ocurre durante los diez primeros minutos y es una etapa de transición. Pasamos de la vigilia a esa sensación de casi duermevela.

2ª Fase o sueño ligero

A diferencia de lo que solemos llamar popularmente sueño ligero, esta etapa suele durar el 50% de la totalidad de ciclos y dispone de una actividad cerebral tan oscilante que hace que sea muy complicado despertarnos. Nuestro ritmo circadiano y respiración han ido disminuyendo a la par que íbamos desconectando del ambiente que nos rodea.

3ª Fase o Transición

Nos vamos acercando al sueño profundo y entramos en esta etapa corta que no suele superar los tres minutos de duración.

4ª Fase o sueño profundo

También conocida como etapa Delta, esta fase ocupa el 20% de nuestro ciclo del sueño y va a ser el indicativo de cómo hemos descansado. Al igual que sucede con el sueño ligero, en este momento resultará difícil que nos despertemos ya que tanto nuestro ritmo respiratorio como la presión arterial se han reducido hasta un 30%.

Fase REM

La más conocida de todas. Esta etapa que recibe su nombre por el gran movimiento de los globos oculares (rapid eye movement en inglés), ocupa el 25% de nuestro ciclo del sueño y tiene una duración entre 15 y 30 minutos. Es en esta fase donde soñamos y tenemos la mayor actividad cerebral, muy parecida a la del estado de vigilia.

Entonces, ¿a qué llamamos sueño ligero?

Como ya has podido observar, el verdadero concepto de sueño ligero tiene que ver con una de las etapas o fases del sueño. ¿Significa esto que utilizamos mal esa expresión para referirnos a que somos propensos a despertarnos? Sí y no.

Cuando decimos que una persona tiene el sueño ligero estamos hablando de que tienen mayor facilidad de despertarse ante cualquier estímulo externo, movimiento o cantidad de luz. Si profundizamos algo más, encontramos una base científica que nos lleva a los husos del sueño. Es decir, las ondas cerebrales que producimos en la segunda etapa del sueño (sí, la que se llama sueño ligero).

Estas ondas cerebrales que nos transportan hacia la siguiente fase (la del sueño profundo) son las que van filtrando la información sensorial del exterior. ¿Un ejemplo? Los ruidos.

Es por ello que las personas que dicen padecer “sueño ligero” lo que realmente sufren una generación menor de los husos del sueño. Esto les provoca inestabilidad en su descanso y, por tanto, una calidad inferior. Normalmente esto sucede por diversos factores que tienen relación con la alimentación, el consumo de sustancias estimulantes o los desfases horarios provocados.

Cómo evitar la sensación de sueño ligero

Para evitar caer en estos hábitos que provocan una mala calidad del sueño y del descanso, es recomendable seguir una serie de pautas:

  • Diversos estudios han determinado que la irregularidad en los horarios puede provocar el “sueño ligero”. Como siempre decimos desde Maxcolchon, intenta dormir ocho horas al día, acostándote y despertándote a la misma hora. No fuerces y estires las siestas (no más de 30 minutos). ¡Respeta tus horarios!
  • No abuses de las cenas pesadas y alimentos pesados o picantes.
  • Cuidado con la cafeína. Ser adicto al café y tomarte cuatro o cinco tazas al día ya sabes lo que te va a provocar cuando caiga la noche.
  • Evita los estímulos externos derivados del uso del móvil o la Tablet. El exceso de luz no es aconsejable para el buen descanso.