Todo lo que se sabe sobre la muerte súbita

Sep 23, 2020 | TE INFORMAMOS |

La conocemos como muerte súbita. Se trata del fallecimiento producido por una parada cardiaca que se produce de una manera inesperada, repentina y feroz. Normalmente, la suelen sufrir personas que hasta ese mismo momento contaban con un buen estado de salud y, si no se consigue una asistencia médica impecable, inmediata y eficaz, acaba produciendo la mencionada muerte de quien la padece.

Por regla general, se suele producir por algún tipo de arritmia cardiaca como pueden ser la taquicardia ventricular, la bradicardia o la fibrilación ventricular. Entre los síntomas que sienten quienes sufren la temida muerte súbita, se encuentran la pérdida de pulso que acaba desembocando en la también pérdida de consciencia y hasta la respiración. Es por ello que se recomienda la inmediata reanimación cardiopulmonar. Si el resultado es positivo, entramos en el terreno de la muerte súbita reanimada.

A diferencia de los más comunes ataques cardiacos, la muerte súbita no está producida por problemas de circulación del corazón y sí por problemas de índole eléctrico. Además, las causas más probables están asociadas a enfermedades cardiovasculares, anomalías congénticas, alteraciones de las funciones cardiacas provocadas por dilataciones del corazón o por válvulas dañadas. En el peor de los casos la muerte súbita se puede producir sin ningún tipo de patología previa.

Pero hay un tipo de muerte súbita aún más feroz y terrible. Es la muerte súbita del lactante (SMSL)

En qué consiste el síndrome de muerte súbita del lactante

Es una de las situaciones a las que ningún padre o madre querría enfrentarse. Se le conoce con el nombre de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) a la muerte de un bebé menor de un año de edad de apariencia saludable y, generalmente, mientras duerme. Otra denominación aún más sombría hace referencia al lugar donde suelen dormir los recién nacidos: muerte de cuna.

Desgraciadamente, hoy en día las causas aún pueden ser desconocidas, aunque, aparentemente, el llamado síndrome de muerte súbita del lactante podría estar relacionado con posibles defectos en la porción del cerebro del bebé que controla la respiración y la que controla su vuelta al estado de vigilia. Algunas investigaciones médicas y científicas descubrieron hace poco que algunos otros factores podrían incrementar las opciones de sufrir este tipo de fallecimiento.

¿Cuáles son las causas de la muerte súbita?

Lamentablemente, existe una especie de combinación de factores de índole físico y relacionados con el sueño del bebé que pueden incrementar las opciones de padecer el síndrome de muerte súbita del lactante.

Factores físicos

Defectos cerebrales

Como ya hemos comentado, algunos bebés nacen con la parte del cerebro que controla la respiración y el despertar del sueño más lento y con una maduración inadecuada. Esto provoca un mal funcionamiento que puede derivar el síndrome de la muerte súbita del lactante.

Poco peso del recién nacido

Haber nacido de manera prematura o compartir parto (como en el caso de mellizos o gemelos) puede promover esa falta de maduración en el cerebro del bebé. Esto deriva en un menor control sobre ciertos procesos automáticos como pueden ser la respiración y la frecuencia cardíaca.

Infección respiratoria

Problemas respiratorios o resfriados pueden provocar la muerte súbita del lactante.

Factores ambientales del sueño

Dormir boca abajo o de costado

Existen una serie de posiciones que pueden perjudicar la salud del bebé hasta alcanzar el temido síndrome de muerte súbita del lactante. Colocarlos boca abajo o de costado es sinónimo de una peor respiración por parte del recién nacido.

Dormir sobre superficies blandas

Cunas con superficies mullidas y blandas pueden llegar a bloquear las vías respiratorias del recién nacido.

Altas temperaturas

Cuando hace demasiado calor ya sea por altas temperaturas o por abrigarlos demasiado puede aumentar el riesgo del bebé a padecer la muerte súbita del bebé.

Compartir cuna o cama

Bebés que comparten cama o cunas con otros recién nacidos, mascotas, hermanos o incluso padres puede perjudicar su respiración.

Factores de riesgo

– Sexo: Los bebés varones son más propensos a padecer la muerte súbita que las hembras.

– Edad: Por alguna razón, los bebés están más expuestos a este síndrome en el segundo y el cuarto mes de vida.

– La raza: Del mismo y desconocido modo, determinados grupos étnicos son más propensos, siendo la raza blanca o caucásica los que menos riesgo tienen.

– Partos prematuros: Aquellos bebés que han nacido de forma prematura o incluso tienen un peso inferior al que deberían tienen más probabilidades que otros recién nacidos.

– Antecedentes familiares de Síndrome de muerte súbita del lactante: Aquellas familias que ya sufrieron este síndrome tienen más opciones de volver a sufrirlo. Independientemente de si son hermanos o primos.

– El tabaco: Aquellos bebés que comparten casa con fumadores producen un efecto de fumador pasivo en ellos mismos. Y las consecuencias pueden ser nefastas y terribles.

Factores de riesgo maternos

Si, durante el embarazo, la madre cumple los siguientes requisitos, aumenta la probabilidad de que su bebé padezca el síndrome de muerte súbita del lactante:

  • Fumadora.
  • Menor de 20 años.
  • Consumidora de alcohol y drogas.
  • Es víctima de recibir cuidados prenatales perjudiciales o inadecuados.