Cómo desconectar y descansar en verano

Ago 18, 2020 | TE INFORMAMOS |

Estamos entrando de lleno en la época estival, y casi sin darnos cuenta, nuestra actividad aumenta con la llegada del buen tiempo. Intentar aprovechar hasta el último minuto se convierte en tarea imprescindible ya que los días son más largos y las temperaturas invitan a salir de casa.

El cambio de horario influye en nuestra vida cotidiana y las jornadas al aire libre se hacen más extensas porque dedicamos más tiempo al ocio. Y es que siempre hay alguna buena excusa para alargar un poco más el día.

Del mismo modo, la vida social se multiplica con los planes para quedar con amigos o familiares a tomar algo en una terraza o en un chiringuito. El problema es que esto supone llegar más tarde a casa y reducir nuestras horas de descanso de lo habitual.

Cuando llegan los fines de semana, surgen planes para hacer alguna escapada o simplemente una excursión, y al final con tanta intensidad de actividades y salidas fuera del hogar, los días de verano se hacen cortos para poder llegar a todo.

Por todo ello, no debemos olvidar los innumerables beneficios de nuestro descanso y la necesidad de poder desconectar para relajarnos. Es muy importante descansar en verano porque nos ayudará a disponer de la energía necesaria para recargar las pilas y afrontar con más fuerza los meses fríos.

Para conseguirlo es aconsejable practicar hábitos de vida saludable que favorezcan la salud física y mental. Y para eso te proponemos algunos consejos para poder disfrutar del verano sin renunciar al descanso.

Dormir las horas necesarias

El tiempo estimado de horas de sueño necesarias para conseguir un descanso revitalizador es de aproximadamente ocho horas. Si por circunstancias eso no es posible, la falta de sueño se puede suplir con una pequeña siesta de treinta a cuarenta y cinco minutos como máximo.

Cualquier momento es bueno para echar esa cabezadita sobre todo si es después de comer, que es cuando el cuerpo con más ganas lo pide y más lo agradece. Pero eso sí: hay que tener en cuenta la protección solar para evitar quemaduras si se está al aire libre.

Realizar ejercicio físico

El ejercicio físico es tan saludable como una buena alimentación. Tampoco es necesario ser un gran deportista, porque está comprobado científicamente que un pequeño paseo de media hora al día sirve para que el cuerpo descanse mucho mejor a la hora de irse a dormir.

Otra opción para mantenerse en forma es dar un paseo en bici. Aun estando de vacaciones, es una buena idea aprovechar las bicis de alquiler ya que además de hacer ejercicio permiten desplazarse de una forma barata y sencilla sin perder de vista ni un rincón de la ciudad.

Cuidar la hidratación y la alimentación

En verano es imprescindible estar bien hidratado. Para ello hay que procurar tomar suficiente líquido y no abusar de comidas copiosas que perjudiquen la digestión. Hay que intentar compensar las comidas de una forma fácil y de esta forma alimentarse saludablemente sin renunciar a disfrutar del aire libre.

La buena alimentación también influye en nuestro descanso puesto que se duerme mejor teniendo el cuerpo más ligero y así conciliar el sueño será mucho más sencillo. Por ejemplo, los alimentos ricos en sustancias que aumentan los niveles de serotonina y melatonina son muy aconsejables.

Leer ese libro que está por terminar

La lectura ayuda al cuerpo a prepararse para coger el sueño ya que aumenta la relajación y favorece la desconexión del día. Hoy en día, leer un libro es uno de los placeres para descansar en verano, y además tiene múltiples beneficios para nuestro desarrollo cognitivo.

En muchas ocasiones tener algún libro por terminar por falta de tiempo suele ser habitual. Pues ahora es el mejor momento para disfrutarlo y a la vez conseguir relajarse sin más preocupaciones que dejarse llevar por la lectura.

Darse una ducha antes de acostarse

Una ducha con agua templada antes de irse a dormir facilita la circulación sanguínea y proporciona relax para conciliar el sueño rápidamente. De esta forma, el descanso será más fácil y placentero.

Y al final del largo día, nada mejor que coger la cama con gusto y recargarse de energía para el día siguiente y así, poner en marcha mientras se duerme, las ilusiones y proyectos que tenemos en mente.

Para conseguirlo, si quieres puedes visitar nuestras tiendas o bien nuestra web en las que encontrarás todo tipo de productos y accesorios que se adaptarán perfectamente a tus requisitos para lograr ese descanso tan merecido que necesitas.