El frío ya está aquí y parece que las mantas no nos abrigan lo suficiente. Así que antes de colocar el relleno nórdico, en prácticamente todos los hogares surge la misma pregunta, ¿puedo lavar el edredón en casa y no tener que ir a la tintorería? Pues sí, se puede. Aunque dependiendo de si es sintético o de plumas deberemos tener algunas consideraciones.

¿Puedo lavar igual el relleno nórdico de plumas y el sintético?

Podemos lavar el relleno nórdico ya sea de plumas o sintético. Tanto en la lavadora como en la bañera el procedimiento es similar, aunque hay que tener en cuenta factores como:

La temperatura

Siempre tenemos que seguir las especificaciones del fabricante. Por lo general, para respetar la calidad tanto del relleno nórdico de plumas como de los sintéticos, es preferible utilizar el agua fría.

El peso

Por un lado, hay que considerar el peso que alcanzan una vez mojados. Si decidimos lavarlo en la bañera, los de plumas van a pesar más y también va a ser más complicado el secado. Por lo general, un edredón individual pesa 7 kg así que hay que tener cuidado con los de las camas dobles y comprobar si la lavadora acepta esa carga.

El tipo de lavadora

Porque las de carga superior suelen tener un brazo en medio que remueve el agua y puede dañar el edredón, así que mejor no utilizarlas para el relleno.

 

En cualquier caso, si no queremos llevarlos a la tintorería, ambos pueden ser lavados a máquina o en la bañera, pero la lavadora es la mejor opción por el tiempo y el esfuerzo que ahorramos.

¿Cómo lavar un edredón nórdico en la lavadora?

Antes de ponerlo a lavar, es recomendable comprobar si el edredón tiene alguna pérdida de relleno para coserlo y evitar que el agujero se haga más grande.

Una vez comprobada la temperatura y el peso que acepta la lavadora, para ambos tipos de edredones utilizaremos detergente y un programa de lavado para prendas delicadas. Es importante evitar los suavizantes y productos que contengan enzimas o lejía porque afectarán al relleno.

Antes de comenzar a lavarlo, tanto en los de plumas como en los sintéticos, si introducimos dos pelotas de tenis, ayudaremos a que el interior no quede apelmazado y a que el agua llegue a todas las zonas. Normalmente las pelotas no suelen desteñir, pero podemos hacer una prueba y dejarlas un rato a remojo. Es preferible meterlas por separado en calcetines, por si acaso tienen alguna suciedad que se quede adherida al edredón.

Necesitaremos repetir el aclarado hasta estar seguros de que no queda jabón, al igual que el centrifugado para quitar todo el exceso de agua. En ambos casos elegiremos revoluciones bajas.

Es posible que al sacarlo de la lavadora esté algo apelmazado y de un tono grisáceo, una vez seco recuperará su aspecto normal. Si preferimos que se seque al aire, debemos buscar un espacio en donde podamos extenderlo en horizontal, porque si lo colgamos todo el relleno se acumulará en una zona y tardará más en secar, corriendo el riesgo de que aparezcan humedades. Deberemos darle la vuelta de vez en cuando para acelerar el secado.  En el caso de la secadora, volveremos a introducir las dos pelotas de tenis para que el relleno esté más suelto.