Soluciones para evitar el efecto de la bella y la bestia en la cama

Dic 5, 2019 | PAREJA, TE ACONSEJAMOS |

Fue en el año 1991 cuando Disney nos deslumbró con la historia de la Bella y la Bestia.  La película de Disney nos cuenta la historia de un joven príncipe francés y una joven soñadora que vive en un pueblo con su padre, quien un día marcha a una feria de inventores y se pierde en el camino. Se resguarda en el castillo de la bestia, donde esta lo hace prisionero. Al enterarse, Bella decide intercambiarse con su padre para salvarlo. Así, la bestia se enamora de ella y, tras varios conflictos, la bestia y sus sirvientes consiguen romper el hechizo y volver a sus cuerpos de siempre.

Sin embargo, lo curioso de la historia es que Bella consigue enamorarse del príncipe cuando este todavía tiene la forma de la bestia, lo cual refleja (y esta es la moraleja del cuento) que las apariencias no lo son todo y que la belleza está en el interior.

Este cuento nos enseña que el amor entre dos personas es posible sin importar el físico de cada una. De hecho, seguro que conoces alguna pareja a la que le ocurra este efecto Bella y la Bestia: uno de los integrantes es corpulento y grande, mientras que el otro es más bien delgado y bajito.

La solución al efecto la Bella y la Bestia

¿Qué ocurre cuando se da esta situación en una pareja? En términos de descansar puede resultar algo complicado. Al pesar una persona bastante más que la otra, puede ocurrir que el colchón se deforme fácilmente y que ello provoque problemas en el sueño de uno o ambos durmientes. Además, al moverse la persona más corpulenta, lo más habitual es que el otro durmiente note sus movimientos. ¿Ocurriría esto cuando la bella y la bestia dormían juntos?

En aquella época no pudieron encontrar colchones gemelos, por lo que tuvieron que tenerlo complicado para descansar profundamente. Sin embargo, y afortunadamente, hoy en día podemos remediar este problema sin tener que dormir en camas separadas.

Y es que para estas cosas se han creado los colchones gemelos: dormir juntos en diferentes camas. Esto es posible gracias a que estos colchones están diseñados para ofrecer independencia a las parejas que prefieren dormir en un colchón individual, pero no quieren renunciar a lo beneficioso que tiene el hecho de dormir en pareja.

Los colchones gemelos son dos colchones individuales que se ajustan como una cama de matrimonio y van unidos con una cremallera especial que simula un solo colchón. Así, la cremallera permite unir los colchones y evitar que se muevan, como podría ocurrir si pusiéramos dos colchones individuales juntos sin ningún tipo de unión.

Así, los colchones gemelos resultan una opción perfecta para aquellas personas que duermen en pareja y se ven afectados por este efecto bella y bestia. De esta manera, los colchones gemelos permiten a estas parejas disponer de:

  • Un colchón más firme para aquel durmiente más corpulento, y un colchón que no lo sea tanto.
  • Colchones individuales en los que el movimiento de un durmiente no se transmite al colchón del otro durmiente y viceversa.
  • Un mismo espacio para dormir, sin renunciar a la comodidad y buen descanso que proporcionan los colchones gemelos.

 

Y si buscas alguna medida en concreto no tienes por qué preocuparte: Puedes consultar con nuestro equipo de profesionales la medida que necesitas.