Cada vez es más común que el lenguaje castellano adopte nomenclaturas anglosajonas. Hemos pasado de expectación a hype, de autoretrato a selfie, de magdalena a cupcake (o muffin), de entrenador personal a coach, de famoso a celebrity, de destripar el final a spoiler o de vestimenta a outfit (la cual ha destronado a otro anglicismo como look). Esta manera de abrazar el inglés, trasladada al mundo de los colchones y el descanso nos ha traído un concepto tan visual que ya no necesitamos ni traducirlo cuando lo escuchamos: cama king size.

Si antes en España clasificábamos los colchones según el tamaño como individual (90 de ancho por 180 o 190 de largo), de matrimonio (135 de ancho por 180 o 190 de altura) y de cuerpo y medio (105 centímetros de ancho por 180 o 190 de altura), desde no hace tanto tiempo añadimos las camas king size, un apelativo llegado desde los países anglosajones y que define a los grandes colchones cuyas medidas oscilan entre los 180 o 200 centímetros de ancho por los 2 metros de largo.

Las medidas más king

Los expertos aconsejan que para gozar de un mejor descanso es recomendable que todo nuestro cuerpo se pueda estirar en la cama. Así, para dormir plácidamente un colchón cuya longitud supere en 10 ó 15 centímetros nuestra estatura conseguirá nuestro objetivo: que los pies no sobresalgan. Si hasta hace pocas décadas la medida estándar marcaba los 180 centímetros, el mayor crecimiento que hemos experimentado ha causado que la gran mayoría de colchones que se fabrican tengan los 190 centímetros. Respecto a la anchura, las medidas más comunes en España oscilan entre los 120 a los 160 cm, siendo 135 lo más recurrente.

Como ya hemos dicho, los king size son los colchones 2x2 metros para aquellos que desean el mejor confort y gozan de espaciosos dormitorios para su colocación. Otro modelo igual de popular es el queen size (160 x 200). Si eres de los que aman perderse en la cama, cualquiera de estas dos opciones puede convertir tu descanso en una especie de parque de atracciones del sueño.

Lo curioso respecto a las camas king size es que aunque hayamos adoptado el término de los países anglosajones, no hemos hecho lo mismo con las medidas. Mientras en Reino Unido e Irlanda las medidas apuntan en 152 centímetros de ancho por 198 de largo, en Estados Unidos van más a lo grande y su tamaño se traduce en un gigantesco 193 cm por 203 de largo.

Las ventajas de perderte en un colchón king size

Todos sabemos qué tal se descansa cuando compartimos una cama individual con otra persona o incluso esos viajes que acaban con tres o cuatro personas durmiendo por necesidad en una cama de matrimonio. Y decimos descansar aunque podríamos expresar perfectamente eso de tener un mal sueño. Porque no hace falta tener problemas físicos ni depender solamente del material con el que se fabrican los colchones, las medidas son un factor tan determinante como cualquier otro. Y es aquí donde la posibilidad de apostar por king size es un caballo ganador.

Es de pura lógica que a mayor espacio, más comodidad y por tanto mejor descanso. Si tu dormitorio permite la instalación de un cabecero, somier y colchón king size, tu cuerpo te lo agradecerá. Disponer de una cama gigante es de las veces en las que podrás afirmar que el tamaño sí importa.

Aunque en Maxcolchon ofrecemos a nuestros clientes la posibilidad de diseñar colchones a su gusto, en lo cual entran las medidas, siempre puedes apostar por el tamaño de un king size con medidas estándar. Además en nuestro catálogo disponemos de bases, somieres, canapés y ropa de cama que se adaptan a este modelo. Y sí aún encuentras que una cama king size es poco para ti y tu pareja, solo tienes que hacer click en nuestra sección de colchones a medida y lo fabricaremos para