¿Cómo duermen los japoneses?

22 de noviembre de 2017

La cultura japonesa se caracteriza, en ocasiones, por hacer las cosas simples. Sin duda, los futones y su forma de dormir es un claro ejemplo de ello. Los futones, o camas japonesas, son un tipo de colchón, sin un núcleo firme o rígido, compuesto por un tejido exterior que se rellena  de algodón, lana o guata sintética. El futón se coloca directamente sobre el tatami para dormir y por la mañana se vuelve a guardar.

Dormir en un futón te puede parecer extraño, especialmente si estás acostumbrado a dormir en colchones que alcanzan hasta 30cm de grosor colocados sobre somieres o canapés. Los futones no son más que una funda de tejido rellena de algún material, como algodón o lana, con el que darle algo de consistencia. Este tipo de cama se ha puesto de moda, en los últimos años, en Estados Unidos y algunas zonas de Europa, como sustitutos de los colchones. Sin embargo, en estas zonas se comercializan futones más gruesos y mullidos al tradicional japonés. Los ciudadanos nipones se han acostumbrado a dormir sobre firmes superficies y tradicionalmente consideran que una cama blanda convertirá tu cuerpo y mente en igualmente blandos.

Los futones, al encontrarse directamente en el suelo y en contacto con el cuerpo, necesitan airearse prácticamente a diario para evitar la acumulación de humedad o polvo. Por ello, si paseas por Japón, encontrarás muchos balcones con futones colgando. Tras un viaje por Japón, hay gente que considera cambiar sus colchones por un futón. Este tipo de cama resulta mucho más económica que renovar el colchón y además tiene el gran beneficio de poderse guardar en un armario dejando un gran espacio libre en el dormitorio. Si tú también estás considerando realizar este cambio, te recomendamos que lo pienses bien. Debes tener en cuenta que no es lo mismo colocar el futón sobre un tatami que sobre otro tipo de suelo.

X
¡Hola! ¿Quieres saber dónde está nuestra tienda más cercana y obtener un descuento exclusivo?