A diferencia de otros animales, los caballos tienen patrones y hábitos de sueño únicos muy distintos a los de los humanos. En general, los animales carnívoros pasan mayor tiempo dormidos que los herbívoros. Una de las posibles razones por las que esto ocurre es que un animal carnívoro invierte más tiempo en la digestión de alimentos que un herbívoro. Por otro lado, para los animales herbívoros la vigilancia y la alerta son estrategias innatas fundamentales para su supervivencia.

¿Por qué los caballos duermen de pie?

El caballo pasa la mayor parte del tiempo de pie, hasta un total del 90% del día. Este comportamiento se traduce en un mecanismo de defensa ya que les permite estar preparados para huir con rapidez en caso de alerta o amenaza inminente. Su reacción sería mucho más lenta si estuvieran tumbados.

La actividad del cerebro en los caballos presenta una similitud a la que el ser humano experimenta con la experiencia onírica. Esta fase es conocida como sueño REM (del inglés Rapid Eye Movements, movimientos oculares rápidos) o sueño paradójico. Por lo tanto, podemos intuir que los caballos muy probablemente sueñan, aunque el contenido de dichos sueños sea imposible de conocer.

A diferencia de los humanos, los caballos necesitan muy poco tiempo de sueño REM: entre 2 y 3 minutos cada día. Esta parte en un ciclo de sueño es reconocida como «sueño profundo» y se puede observar en los caballos cuando estos se acuestan a dormir en el suelo.

Cuando un caballo se encuentra en la fase REM, es muy probable ver como mueven sus patas mientras están acostados hacia un lado en el suelo. Cuando esto sucede es muy probable que el caballo esté soñando que se encuentra corriendo.

Sin embargo, los caballos no siempre duermen en fase de sueño profundo, sino que la mayor parte del tiempo duermen de pie en un estado de sueño ligero. A pesar de estar de pie, los caballos pueden descansar sus piernas al dormir. Esta capacidad permite que el caballo mantenga relajada la extremidad izquierda mientras la derecha soporta todo el peso de los cuartos posteriores, sin hacer apenas ningún esfuerzo muscular. Cada cierto periodo de tiempo el caballo alterna la extremidad extendida que sustenta todo el peso.

 

Además, debido a su gran tamaño, permanecer echados en el suelo durante mucho tiempo podría dificultar su circulación sanguínea y causarles un incremento de la presión interna sobre sus órganos, lo cuál podría resultar peligroso para su salud.

Otra peculiar característica es que muchos caballos duermen en grupo, esto generalmente ocurre cuando un caballo vigila al otro mientras se encuentra en sueño REM, de esta manera se aseguran estar a salvo.

¿Cuánto tiempo duermen los caballos?

Los caballos son conocidos por sobrevivir con cantidades mínimas de sueño. Solo duermen alrededor de tres horas al día y nunca descansan durante largos períodos de tiempo, aunque los potros más jóvenes si pueden llegar a dormir más que los caballos adultos.

Al dormir tan poco tiempo, generan ciclos de sueño repartidos durante todo el día en forma de periodos de breves minutos de descanso. Esto significa que a pesar de dormir un total estimativo de tres horas de sueño, necesitan descansar frecuentemente a lo largo de todo un día. Alterar estas constantes pausas de sueño y descanso puede resultar muy peligroso para la salud de un caballo.

Resulta curioso que los caballos duerman más cuando las temperaturas son altas, cuando se encuentran enfermos y si son potrillos o ancianos. Además, el factor ambiental está muy relacionado en el descanso de estos animales, ya que la luz y la oscuridad están relacionadas con los periodos de vigilia y sueño. Esto resulta muy similar a los factores humanos del sueño, ya que nuestro organismo también responde de la misma forma con la temperatura, la edad y los factores ambientales.