Cómo duermen los pingüinos

Oct 18, 2019 | INFORMACION DEL DESCANSO, TE INFORMAMOS |

Los pingüinos son una de las especies que más curiosidad despierta. Al contrario que las personas, los pingüinos nunca duermen profundamente, sino que se echan pequeñas siestas a lo largo del día. Dependiendo de la especie de pingüino pueden encontrarse algunas diferencias.

Algo muy característico de la forma de dormir de estos animales es que no llegan a adentrarse en el sueño profundo a la hora de dormir. Únicamente duermen pequeñas siestas, normalmente dentro del mar.

Los pingüinos necesitan mantenerse en constante alerta, es por ello que nunca se duermen completamente durante horas, sino que van disfrutando de cortas siestas a lo largo del día. Habitualmente, estas fases de sueño no duran más que unos minutos. Como parte de su forma para defenderse y estar alerta, siempre duermen arropados por un grupo y nunca en solitario. De esta forma también consiguen protegerse del extremo frío de las zonas en las que habitan.

Los pingüinos pueden dormir de pie y es así como lo hacen especialmente los pingüinos emperador. De esta manera consiguen evitar un mayor contacto directo con las gélidas superficies sobre las que habitan. De hecho, al estar de pie apoyan todo el peso sobre los talones y solo esta parte se mantiene en contacto con el suelo. No obstante, los pingüinos también duermen en otras posiciones, como acostados sobre sus barrigas o en madrigueras. Todos ellos tienen la capacidad para dormir de pie, puesto que es así como lo realizan mientras incuban los huevos, ya que no pueden dejar los huevos para ir a cazar y alimentarse. Así mantienen los huevos calientes durante este tiempo de incubación.

Aunque la hora del día en la que los pingüinos duermen su siesta tiende a variar, muchos científicos creen que a última hora de la tarde o al anochecer, es el mejor momento para que tomen una siesta, dado que han terminado su última comida del día.

Por lo general, los pingüinos duermen más cuando mudan las plumas. Esto se debe a que, durante ese período de tiempo, no suelen alimentarse en exceso. El sueño adicional les permite reducir la cantidad de energía que utilizan.