En pleno siglo XXI y ya iniciada la nueva década, disponemos de decenas de modelos que obedecen a cuatro categorías muy concretas. Colchones que responden las diferentes necesidades de los seres humanos, sus hábitos de sueño y los posibles problemas físicos que padezcan. Por ello, en Maxcolchon disponemos de colchones viscoelásticos, de látex, con muelles y hasta artesanales.

Entonces, ¿cuál comprar? Desgranamos las capacidades de todos ellos para que escojas el que mejor se adapte a tus necesidades.

Colchones viscoelásticos

Son los actuales reyes del mercado por razones obvias. Lanzados al mercado por la empresa Tempur-Pedic aprovechando un invento desarrollado por la propia NASA, los colchones viscoelásticos destacan de manera principal por su capacidad de adaptación y la eliminación de los puntos de presión del colchón. Gracias a la espuma visco y su memoria, estos colchones son perfectos en casi todo tipo de situaciones, pero sobre todo están recomendados para personas que padecen ciertos problemas físicos: lesiones óseas, musculares o articulares.

Otra de las grandes ventajas y, quizás, su principal característica radica en la firmeza que ofrecen. Como cada modelo concreto dispone de un grado de firmeza determinado y tan concreto, los colchones viscoelásticos están recomendados para todo tipo de personas y necesidades, ya que abarcan todo el espectro posible. Además, encajan con todo tipo de bases, son muy fáciles de mantener, disminuyen las alergias gracias a su material hipoalergénico y, repetimos, se amoldan tan bien al cuerpo del durmiente que ayudan a prevenir problemas de espalda.

Colchones artesanales

Casi como si fuera un producto gourmet, resulta sencillo y lógico alabar las bondades de este tipo de colchones. Los artesanales, como su propio nombre indica, están fabricados a mano y de manera artesanal por verdaderos especialistas. Los colchones artesanales de Maxcolchon se fabrican bajo pedido, poniendo un foco personalizado e individual en cada momento del proceso. Respecto a sus materiales, todos de primera calidad, suelen usarse diferentes elementos naturales: algodón, seda o fibras naturales.

Obviamente, en Maxcolchon no utilizamos pegamentos para unir las diferentes capas, sino que las ensamblamos a mano con las moras y de una en una. El resultado final es un colchón mucho más resistente y cuya calidad y prestaciones garantizan un producto único y duradero. Como decíamos al inicio, un colchón gourmet para facilitar el mejor confort y los más dulces sueños.

Colchón de látex

Fue el rey del mercado hasta que apareció el material viscoelástico, pero las evoluciones tecnológicas y las mejoras de los materiales han hecho que vuelva con fuerza. Hablamos del colchón de látex, un modelo que se ha visto revolucionado gracias a la aparición del látex natural.

Si lo que buscas en un colchón es naturalidad y una gran capacidad de absorción de humedad, los fabricados con látex te garantizan ambas características, produciendo así un modelo suave que habilite un correcto descanso. Además, gracias a sus elementos y su diseño (su material permite una independencia de lechos que aísla el movimiento) notarás menos interrupciones en tu sueño.

Colchón de muelles

La opción más clásica pero no por ello carente de evoluciones. En el caso de los colchones de muelles disponemos de diferentes formas para que escojas el que mejor se adapte a tus necesidades. En el propio catálogo de Maxcolchon encontrarás los que están hechos con muelles bicónicos (gran transpirabilidad), muelles de hilo continuo (un modelo muy resistente) y la última evolución, los de muelles ensacados.

Los colchones de muelles ensacados son ideales para personas que duermen acompañados. Gracias a su fabricación y el sistema independiente de muelles que maneja, se logra una total independencia de lechos, facilitando así que no se noten los movimientos de tu pareja. Es decir, lograrás evitar esos microdespertares tan molestos que al día siguiente provocan un peor rendimiento.