Trucos para poner un nórdico

May 17, 2020 | TE INFORMAMOS |

Si eres una persona calurosa que sabe apreciar el frío, la llegada de las bajas temperaturas puede resultar una buena noticia. Si, por el contrario, eres bastante friolero, igualmente tendrás que realizar la misma actividad. Hablamos de la ardua tarea de poner un nórdico. Una especie de aventura espacial que, aunque trae consigo el hecho reconfortable de acostarte y estar calentito, ni con tres carreras y dos masters estudiados va a resultarnos sencillo. Pero nunca desesperes, te enseñamos una serie de consejos que lo facilitan.

Cómo poner un nórdico sin que se acabe el invierno en el intento

Cuenta la leyenda que, hace muchos años, en una galaxia muy muy lejana, alguien consiguió poner un nórdico sin discutir con su pareja y en unos solos minutos. Aunque parezca un relato de ciencia ficción, se puede colocar una funda de edredón nórdico de una manera más sencilla de lo que pensamos. Sin agotarnos por el camino y con la ayuda de Internet, te proponemos una serie de métodos que te harán llorar de emoción.

ROLLITO DE PRIMAVERA

Como si fuera una especie de rollito de primavera o incluso una barra de fuet, la técnica más extendida por Internet es esta en la que comenzamos extendiendo la funda nórdica y por encima ponemos el correspondiente edredón. Posteriormente, nos toca enrollar ambos elementos hasta que consigamos esa forma de cilindro que hemos comentado al inicio. Una vez finalizado este paso, tenemos que introducir las manos en cada uno de los extremos, agarrando así las esquinas y desenrollándolas al revés.

 

PLIEGUES MÁGICOS

Casi una forma paralela a la técnica anterior, este método también encuentra paralelismos con los mencionados rollitos de primavera. La diferencia radica en que una vez extendidos tanto en nórdico como el edredón, en lugar de girar el resultado hasta encontrar esa especie de cilindro, se opta por plegarlo hasta tres veces. Posteriormente, debemos despegar la funda del nórdico desde el lateral, haciendo rodarlo todo en sentido transversal.

Método muy aventurero

En primer lugar, introduce tus manos en el interior de la funda nórdica hasta alcanzar el extremo puesto. Una vez conseguido esto, tienes que cogerlos y extraerlos para que puedas poner la funda del revés. Sin soltarlos aún, cada mano deberá agarrar una esquina del edredón, haciendo así las funciones de una pinza. De esta manera, tendremos sujetos una esquina del nórdico y una esquina del edredón. Y ahora viene el momento álgido. Como si fueras un malabarista de la ropa de cama, aletea sin soltar las puntas para que, en el aire, tanto la funda como el propio edredón se juren amor eterno.

El método conocido popularmente como “el de las pinzas”

Esta técnica comienza con el estiramiento total de nuestra funda nórdica. Posteriormente, introducimos el edredón y colocamos las puntas de este dentro del nórdico. A continuación, sujeta esas esquinas y bordes con pinzas para que se mantengan en su sitio. Tras este truco infalible, podrás estirar la funda y podrás finalizar la actuación de tu vida colocando bien el edredón dentro de las esquinas inferiores.

Método de la pared

Se asemeja bastante al de las pinzas y consiste en la colocación de las esquinas superiores del edredón dentro de la funda nórdica. Posteriormente, deberás mantenerla en su sitio ayudándote de una pared o, por ejemplo, del propio cabecero de la cama. Cuando tengas inmovilizada la parte superior, podrás estirar el nórdico y colocar las esquinas inferiores.