Hablar en sueños es una de las parasomnias más comunes que existen. Todos conocemos a alguien que habla o ha hablado en voz alta mientras dormía. Esta parasomnia se denomina somniloquía, y aunque no resulta en principio algo grave, puede resultar extraño tanto para aquellos durmientes que lo sufren como para aquellos que comparten el descanso con ellos.

En su libro Hablar en sueños: Psicología y psicofisiología, el investigador Arthur M. Arkin comienza contando una anécdota en la que un hombre habla a su mujer mientras sueña. Mantienen una conversación de unas dos frases cada uno y él vuelve a dormirse. Por la mañana, no recuerda nada de esa conversación cuando la mujer le pregunta.

Como esta, podemos haber escuchado varias anécdotas similares, o incluso podemos haberla vivido, especialmente durante la infancia. Y es que la mayoría de nosotros hemos hablado alguna vez en sueños cuando éramos pequeños. Se supone que, durante esta edad, hablar dormido se relaciona con vivencias y emociones diarias y generalmente tienden a un sentido común.

Se trata de la vocalización verbal durante el sueño que va desde tonterías murmuradas hasta oraciones coherentes. Estas declaraciones pueden ser breves, poco frecuentes y carentes de estrés emocional, o pueden incluir discursos largos.

¿Es cierto lo que hablamos en sueños?

Hay quienes afirman que lo que decimos en este tipo de sueños podría comprometernos si lo escucharan otras personas. Es decir, es probable que cuando hablamos en sueños se revelen alguno de los deseos inconscientes. Sin embargo, parece que la mayoría de investigaciones mantienen que el discurso que se produce cuando hablamos en sueños no tiene demasiado sentido y dura entre 1 y 2 segundos.

A veces también ocurre que el habla durante el sueño se da a partir de haber tenido una conversación previa al descanso con nuestra pareja u otra persona.

Aunque no hay porqué alarmarse si ocurre una o dos veces en nuestra vida, es probable que las personas que tienen somniloquías frecuentemente tengan más posibilidades de padecer algún trastorno del sueño como puede ser el sonambulismo. Aunque puede aparecer uno sin el otro.

De cualquier manera, alrededor de un 24 por ciento de los adultos tienen este tipo de parasomnias al menos una vez en la vida. Por su parte, la investigación ha determinado que hay ciertos grupos de la sociedad que son más vulnerables a hablar en sueños:

  • Los niños, en general
  • Los preadolescentes y los adolescentes que duermen mal
  • Los niños con trastornos respiratorios del sueño y los niños con dolor de cabeza crónico

Si has sufrido o sufres de este trastorno, tienes de saber que no es algo tan extraño como hayas podido pensar. Eso sí, no olvides consultar con tu médico si te pasa a menudo.