¿Por qué te clavas los muelles de tu colchón?

Ene 31, 2019 | TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

Estás durmiendo en un colchón de muelles y empiezas a notar que te clavas los muelles. ¿A qué se debe que no te dejen dormir los muelles? En primer lugar, la causa principal es que el colchón se está deteriorando. Aunque fue una magnífica elección, los años pasan para todos y el uso hace mella en el producto. Estos problemas con los muelles se dan especialmente en los colchones de muelles bicónicos. Los colchones de muelles bicónicos se componen de muelles independientes, unidos entre sí por un hilo de acero. Estos colchones, económico y transpirables, pierden su firmeza con el paso de los años.

Los colchones de muelles ensacados son una alternativa para no tener un riesgo tan alto de clavarse los muelles. Estos colchones agrupan cada muelle en una bolsa individual, uniendo todos los muelles formando una misma red. El sistema de los muelles ensacados elimina por completo los riesgos de deformación y desgaste prematuro del colchón. Aparte de garantizar un mayor confort y una total independencia de lechos, los colchones de muelles ensacados destacan por su durabilidad.

Además de los bloques de muelles introducidos en el colchón, otro punto a tener en cuenta es la duración.  La vida útil de los colchones oscila entre los ocho y diez años de duración. Si empiezas a clavarte los muelles de tu colchón y este tiene cerca de ocho años, es posible que su vida útil esté llegando a su fin.

Si empiezas a clavarte los muelles de tu colchón y este tiene cerca de ocho años, es posible que su vida útil esté llegando a su fin.

El topper, una solución económica

Aparte de renovar tu colchón, otra solución temporal y más económica es la del topper. Este complemento se ubica sobre el colchón, enfundado por las cuatro esquinas. Cuenta con un grosor de entre 4 y 7 centímetros y sirve para adaptar el colchón al durmiente. El recurso del topper se une al colchón cuando este se ha quedado duro, incómodo o inadaptado al durmiente.

Los toppers pueden ser tanto de látex como de viscoelástica, dependiendo de la composición del colchón y de las necesidades del durmiente. Añadir un topper al colchón es una gran mejora para sus prestaciones, pero no hace milagros. Si te clavas los muelles de tu colchón y este se ha deformado pro el uso, el topper no soluciona el problema. De hecho, al situar el topper sobre el colchón, este se deformará, haciéndote sentir más incómodo.