Consejos para el descanso de los gatos

Oct 5, 2018 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

¿Sientes que tu casa está custodiada por un pequeño minino adorable y peludo? Tener un gato es sinónimo de contar con una compañía especial y agradable, aunque le cueste compartir su cariño. Uno de los pilares básicos del día a día de los gatos es el descanso y el dormir. Esta es la actividad que los gatos más hacen durante el día. Generalmente, un gato pasa dormido cerca de 16 horas diarias. Esto quiere decir que si ves que tu gato se pasa el día dormido, no te asustes. ¡Es lo normal!

Que se pase dos terceras partes del día durmiendo no implica que su sueño sea profundo. Tres cuartas partes del tiempo de sueño corresponden al sueño ligero. Este sueño vigilia es habitual en su día a día. Una cuarta parte de su tiempo de dormir corresponde al sueño profundo, y es donde mayor actividad cerebral tenga. Es posible que durante esa fase mueva sus zarpas, el hocico, el bigote y las orejas. En cuanto a las fases del día en las que el gato decide dormir, es importante dejarle a él que marque el tiempo que necesite. Es necesario no molestarle en esas fases, y guardar el tiempo de juego o caricias a cuando esté despierto.

Pese a que este felino es generalmente un animal dormilón, no todos los gatos duermen lo mismo. Los cachorros pueden pasar cerca de 20 horas diarias dormidos, una media que baja conforme crecen, hasta las 13-16 horas diarias. Una idea sobre su descanso es que a diferencia de los humanos, no duermen del tirón, por lo que la sensación de que pasan el día echando siestas puede ser mayor todavía.

PESE A QUE LES ENCANTA DORMIR, LOS GATOS DESTACAN POR NO TENER UNA CAMA FIJA DONDE DESCANSAR.

 

Otro rasgo habitual en el descanso de los gatos es que no suelen tener una cama fija para dormir. Pese a que siempre es recomendable comprar una cama y marcarla como su espacio personal de descanso, la gran mayoría de gatos se decanta por ir vagando por distintos puntos de la casa. Cajas, cestas, alfombras, camas, sofás, puntos inverosímiles de muebles… Todo lugar es bueno para su descanso.

Los gatos tienen manías y rarezas marcadas, y la primera de ellas es que no tienen un mismo patrón a seguir. Es decir, que cambian sus horarios y no tienen un lugar fijo para su descanso. También es recomendable cuidar sus lugares de descanso, y evitar cualquier riesgo de golpe o caída que puedan tener. Fuera de eso, cabe añadir que los gatos tienen el instinto y la habilidad suficiente para elegir el mejor sitio para su descanso en cada momento.