Por qué usar sábanas blancas

Dic 12, 2019 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS |

Las sábanas, y ropa de cama en general, de color blanco pueden parecer un producto básico y aburrido para la decoración del dormitorio. Sin embargo, tienen una serie de ventajas que las hacen muy recomendables, de ahí que sea el color más elegido por los hoteles. Entre los múltiples beneficios de contar con sábanas blancas, se encuentran la facilidad para su limpieza, la luminosidad que aportan a los dormitorios y el hecho de que combinan con prácticamente cualquier decoración.

5 razones por las que te decidirás a usar ropa de cama blanca en tu dormitorio

  1. Combinan con todo. Efectivamente, el blanco es un color muy sencillo por lo que combina a la perfección con la decoración de cualquier dormitorio. Sean cual sean las tonalidades predominantes en tu dormitorio, unas sábanas blancas le irán a juego.
  2. Fáciles de limpiar. Al contrario que con la ropa de cama con otros colores, las sábanas blancas se pueden lavar a altas temperaturas.
  3. Son económicas. Los precios siempre varían dependiendo del tejido y las calidades elegidas. No obstante, dentro de la misma gama, las sábanas de color blanco tienen precios más económicos que las que combinan distintos colores y diseños.
  4. Aportan luminosidad. Bien si es por falta de luz natural o porque la decoración de la habitación es oscura, unas sábanas blancas aportarán luz al dormitorio.
  5. Generan sensación de tranquilidad. La sencillez del blanco sin ningún tipo de dibujos o patrones genera una sensación de calma y armonía, al contrario que la ropa de cama con colores vivos o diseños complicados que pueden apabullar con su presencia en el dormitorio.

¿Qué debemos tener en cuenta en el mantenimiento de nuestras sábanas blancas?

Siempre es bueno tener una buena higiene con respecto a nuestra ropa de cama. Para ello, es importante preguntarnos, primero, cada cuánto es recomendable cambiar las sábanas y, segundo, cada cuánto tenemos que lavarlas.

Lo normal es lavar las sábanas una vez las cambiemos. Y este tiempo no debería ser mayor a dos semanas. De todas maneras, ello también dependerá de nuestros hábitos personales: si nos duchamos normalmente por las noches, entonces es recomendable cambiar las sábanas cada dos semanas.

Si por el contrario somos más de ducharnos por las mañanas, entonces será preferible lavar las sábanas cada semana. Por supuesto, en esto también tiene un papel la estación del año en la que nos encontremos. Y es que no es lo mismo el tiempo que durarán las sábanas limpias en verano que en invierno.

En verano, al hacer más calor, tendemos a sudar más. Esto provoca que las bacterias y los gérmenes tengan vía libre para desarrollarse en nuestra ropa de cama. Además, los ácaros se alimentan de las células muertas que perdemos a diario (perdemos 1 mg aproximadamente cada día). Estas células muertas pueden estar compuestas por el sudor, pelos del cuerpo, restos de cremas o maquillajes, suciedad o polvo en general o incluso hongos y otros microorganismos.

¿A qué temperatura debemos lavar nuestras sábanas blancas?

Para lavar tu juego de sábanas blancas es necesario que consultes las indicaciones del fabricante. Vendrán incluidas en una de las etiquetas de la ropa de cama, y en ella puedes ver tanto los programas que son adecuados como la temperatura máxima a la que se recomienda lavar tus sábanas blancas.

Lo mismo tendrás que hacer si tienes pensado meterlas en la secadora. También vendrá indicada la temperatura máxima y el programa que debes utilizar para secar tus sábanas blancas.

En cuanto a la lavadora, también habrás de tener en cuenta que lo mejor es lavar tus sábanas blancas junto con otra ropa de colores claros. Con ello impediremos que los colores se traspasen a nuestras sábanas blancas.

Ahora que sabes sus beneficios y cómo mantener las sábanas blancas, ¿a qué esperas para adquirir unas?