¿Qué almohada es mejor para los problemas cervicales?

Feb 11, 2020 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

La almohada puede llegar a ser un complemento tan clave como el colchón para disfrutar de un buen descanso. Pero este objeto se torna todavía más importante para aquellas personas que padecen de problemas cervicales. Y es que las almohadas pueden ayudarnos a corregir nuestros problemas cervicales e incluso a prevenir futuros dolores. Pero para aquellas personas que sufren de las cervicales no vale una almohada cualquiera, en este caso es necesario que la almohada tenga una forma ergonómica y diseñada específicamente para nuestro descanso cervical.

Para ello, se crearon las almohadas cervicales: para encargarse de evitar, o al menos paliar, aquellos dolores de cuello que acechan a algunas personas. Y es que el dolor cervical puede ser consecuencia de muchas vivencias diarias como el estrés, la tensión, malos hábitos posturales… y lo peor es que suele hacerse más grave con la edad.

Normalmente, aquellas personas que padecen dolor de cuello poseen un nudo o simplemente rigidez muscular. Ello puede incluso llegar a provocar dolor de cabeza, dada la mala circulación de la sangre que se produce cuando se dan los nudos musculares. En resumen, el dolor cervical puede ser la consecuencia de malos hábitos posturales en nuestro día a día, una mala postura a la hora de dormir o un mal apoyo. El caso es que esta molestia suele interferir en la calidad de vida de aquellas personas que la sufren y puede desembocar en problemas de salud.

¿En qué puede ayudarnos una almohada cervical?

Para aliviar el dolor de cuello que pueda producirse por malos hábitos posturales durante la noche, lo mejor que podemos hacer es adquirir una almohada cervical para mejorar nuestro descanso y nuestra salud cervical. Y por supuesto, será importante dormir boca arriba sobre esta almohada, de manera que la espalda quede totalmente descansada, y con ello la columna, eliminando la rigidez del propio cuerpo.

Una almohada cervical se caracteriza por su curvatura en la parte central. Tiene un desnivel aproximado de 2,5 centímetros entre la parte alta y la parte más baja, creado con ergonomía para ser un soporte adecuado al cuello y prevenir molestias. Con esta curvatura se pretende evitar posturas forzadas para que las cervicales cuenten con un reposo adecuado.

Otro rasgo importante en una almohada cervical es su composición viscoelástica, que se adapta a la forma del cuello con precisión, eliminando la presión y haciendo olvidar las dolencias cervicales.

Cuidarse de la cabeza a los pies es necesario para nuestro día a día, y nada más importante que hacerlo durante el descanso. Elegir la almohada adecuada para cuidar las cervicales es el primer paso  para tener una rutina sana. Si pretendes adquirir una pero no tienes claro cuál es la tuya, te recomendamos que te acerques a una de nuestras tiendas y pruebes cuál es la que mejor se adapta a tu cabeza y tus cervicales. ¿A qué esperas para mejorar tu calidad de vida?