Consejos para evitar roncar cada noche

Jun 4, 2019 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

¿Tienes un ronquido excesivo y has llegado incluso a despertarte a ti mismo?, ¿te cuesta respirar cuando duermes o tu pareja no puede dormir contigo? Los ronquidos son un mal conocido por muchos, un problema de respiración que puede ser más o menos grave pero que, en general, causa grandes molestias a quien lo padece y a quienes conviven con esa persona.

A continuación, os dejamos unos pequeños consejos sobre cómo evitar roncar. Aunque siempre hay que destacar que, si vuestro problema de ronquido se debe a alguna patología, sería conveniente que acudiéseis al médico.

Algunos consejos para evitar roncar

  • Soplar con una caña o pajita. Antes de acostarte, coge una caña o una pajita y sopla despacio, este ejercicio educa los músculos de la zona de la faringe y consigue que no se obstruya y que la garganta no vibre, evitando roncar.
  • Cena ligero. Si haces una cena abundante, tu estómago se llenará, de manera que choque con el diafragma, al estar justo debajo de los pulmones, afectará a la respiración produciendo el ronquido. Tomar una cena ligera te ayudará a evitar los ronquidos.
  • Evita la leche. Los lácteos normalmente generan mucosidad. Si tomas lácteos por la noche, esa mucosidad acrecentada puede ser la causa de tus ronquidos.
  • Evita el alcohol. Si bebes alcohol por la noche o en la cena, debes saber que éste adormece el músculo de la zona de la faringe produciendo más vibraciones en la garganta.
  • Bajar de peso. Si tienes sobrepeso, tienes más tejido de la cuenta acumulado en la garganta, y no deja pasar bien el aire. En este caso, será recomendable reducir tu I.M.C (índice de masa corporal) para disminuir esos ronquidos.

Las rutinas marcan tu estado de salud y la calidad de tu sueño: una vida sana ayuda a que ronques menos

  • Elevar la cabeza. Para ello existen almohadas que te ayudan a mantener la cabeza en alto, deben ser más altas y más duras. La almohada viscoelástica de Maxcolchon tiene una altura de 15 cm, y es perfecta para estos casos, pues favorece tu postura ayudando a que las vías respiratorias estén abiertas para que pase el aire con más facilidad.
  • Dejar de fumar. El tabaco tiene un efecto parecido al del alcohol; al contener cafeína adormece los músculos de la faringe, se contraen y el aire tiene complicaciones para pasar por la garganta. Dejar de fumar te beneficiará en muchos sentidos, evitar roncar es uno de ellos.
  • Postura. Dormir de lado también ayuda a mantener las vías respiratorias abiertas y facilita el paso de aire hacia tus pulmones.
  • Tiras nasales. No está científicamente demostrado que hagan un gran efecto, porque a cada persona le funciona de manera diferente, pero sí que durante unas dos horas te ayudan a respirar mejor.
  • Un ambiente limpio. El polvo o pelo de animal también te pueden llevar a roncar, ya que pueden obstruir levemente las fosas nasales. Pasa la aspiradora a diario y cambia de sábanas a menudo.
ronquidos cada noche
  • Humidificador. El aire acondicionado y la calefacción secan el ambiente, resecando así la garganta y provocando el ronquido. Un humidificador garantiza a humedad adecuada para que tus vías respiratorias no se vean afectadas por la sequedad.
  • Prótesis para la mandíbula. Se trata de un dispositivo que coloca la lengua y la mandíbula e inyecta aire de manera regular.
  • Cantar. Sí, por raro que parezca, cantar antes de acostarse estimula el músculo de la zona de la faringe, y al estar ejercitado no vibra tanto. Hacer ejercicios guturales también es una opción. Se trata de pronunciar la palabra “unga” en varios tonos de voz durante 15 minutos.

Sí, aunque parezca increíble, cantar es bueno para evitar roncar por las noches: estimula el músculo de la zona de la faringe y hace que esta no vibre tanto por la noche

  • Mover la lengua. Este es otro ejercicio que hacer antes de acostarse. Debes sacar la lengua y moverla de arriba abajo, y de derecha a izquierda durante un minuto. También puedes dejar la lengua recta, tocando con la punta de ésta los dientes (incisivos) durante otro minuto.
  • Agua de mar. A veces respiramos por la boca porque nuestra nariz está taponada. Eso nos reseca la garganta y se producen los ronquidos. Existen aerosoles de agua salada que eliminan suciedad de nuestras fosas nasales dejándolas limpias para facilitar el paso del aire.

Como puedes ver, existen multitud de trucos que te ayudarán a mejorar tu respiración, y así, evitar roncar en la medida de lo posible. ¿Cuál te funciona a ti?