Enfermedades del sueño

La mayoría de personas experimentan en algún momento problemas para dormir. Habitualmente se debe al estrés, enfermedades o cuestiones temporales. Sin embargo, si estos problemas persisten de forma habitual, puede que estés sufriendo alguna enfermedad del sueño. Este tipo de enfermedades no sólo provocan cansancio, sino que pueden afectar tanto a tu salud física como mental.

Las enfermedades del sueño son desórdenes en el organismo que impiden o dificultan poder dormir y descansar de forma adecuada. Como consecuencia, las personas que lo sufren tienen problemas para quedarse dormidos, se despiertan cansados o sienten sueño habitualmente durante el día. Tener sueño constantemente y no conseguir descansar es una experiencia muy frustrante. Al dormir mal por la noche, te levantas con la sensación de cansancio y pasas el día con falta de energía. No obstante, al llegar la noche, no consigues dormirte a pesar de todo el cansancio que acumulas. Se trata de un ciclo que se repite día tras día y que acaba afectando seriamente a tu humor, energía o productividad. Ignorar este tipo de problemas y asumirlos como normales puede dañar seriamente tu salud, tus relaciones sociales o tu rendimiento laboral. El descanso no es una cuestión de placer, sino de salud.

 

Enfermedades del sueño

  • Insomnio: se puede definir como la dificultad para dormir correctamente por la noche y puede deberse a múltiples razones como el estrés, medicaciones o exceso de cafeína. El insomnio puede ser también consecuencia de otros problemas de salud como la ansiedad o depresión. Sea cual sea el motivo de tu insomnio, puedes empezar a combatirlo revisando tus hábitos diarios y aprendiendo a desconectar y relajarte.
  • Apnea del sueño: es otra de las enfermedades del sueño más comunes en la que la respiración se interrumpe durante unos segundos y te acaba despertando. Es probable que no te des cuenta o que no lo recuerdes. Sin embargo, podrás notar los síntomas, como una mayor irritabilidad y cansancio durante el día. Se trata de una enfermedad seria, por lo que si crees poder estar sufriéndola, deberías visitar a tu médico.
  • Narcolepsia: La narcolepsia consiste en un incontrolable sueño durante el día. Se debe a un descontrol en la parte del cerebro que regula el sueño. Es fácil identificar si se sufre de narcolepsia, puesto que los que la sufren se duermen en cualquier momento durante el día, incluyendo mientras hablan, andan o conducen.
  • Síndrome de las piernas inquietas: se trata de un trastorno neurológico caracterizado por un impulso incontrolable de mover las piernas y los brazos. Sucede debido a unos incómodos picores y dolores que se dan cuando las extremidades se encuentran estiradas o relajadas.
  • Trastornos del ritmo circadiano: en nuestro organismo disponemos de un reloj interno que regula nuestros ritmos biológicos. Los ciclos circadianos son los encargados de nuestro ciclo del sueño. La luz es el elemento principal que influencia a nuestros ciclos. Por la noche, al disminuir la luz, el cerebro genera melatonina, la hormona que nos genera el sueño. Por las mañanas, con la salida del sol,  el cerebro nos indica que es momento de despertarse. Al romper estos ciclos, pueden aparecer inconvenientes para quedarse dormidos.

 

Un ejemplo habitual sucede cuando se trabaja con turnos nocturnos o rotativos. En estos casos se acaba trabajando en muchas ocasiones cuando nuestro cuerpo siente que debe dormir o te acuestas cuando el cuerpo entiende que es momento de estar despierto. Mientras unas personas se adaptan mejor que otras a trabajar y dormir con este tipo de turnos, de media los trabajadores que funcionan con este tipo de turnos duermen peor que los que trabajan con turno fijo diario.

Un caso similar y muy relacionado es el síndrome de la fase del sueño retrasada. Se trata de un trastorno en el ritmo circadiano que afecta al sueño, al ritmo de la temperatura del cuerpo, el nivel de atención o el ritmo hormonal. Las personas que lo sufren no consiguen dormirse hasta bastante tarde y por lo tanto también acaban levantándose más tarde de lo habitual. No tiene nada que ver con preferencias horarias o hábitos, sino que se trata de un síndrome por el que estas personas tienen verdaderos problemas para dormirse antes de ciertas horas (entre las 2 y las 6 de la madrugada normalmente). El resultado es una gran dificultad para poder atender a clases o al trabajo en los horarios más comunes. Este tipo de síndrome se da con mayor frecuencia en los adolescentes y suele desaparecer cuando se completan todos los cambios hormonales. Sin embargo, para los que continúan sufriéndolo, existen terapias que pueden ayudar.

Otro de los casos más comunes por los que se dan trastornos del ritmo circadiano es el jet lag. Este trastorno más conocido se produce al viajar a través de distintas franjas horarias. Entre los síntomas se encuentra el sueño durante el día, la fatiga, dolores de cabeza e insomnio. Los síntomas se agravan cuanto más largo es el trayecto y al viajar hacia el este. Generalmente, se suele tardar un día para ajustar el ritmo del sueño por cada zona horaria que se atraviesa. Existen diversas maneras con las que poder reducir el impacto del jet lag. Por ejemplo, ir cambiando progresivamente el horario en el que se va a dormir los días previos al viaje o aguantar despierto hasta que sea la hora de dormir según el horario del nuevo destino.

Todo el mundo experiencia en algún momento problemas para dormirse. Para poder discernir si son problemas temporales o si por lo contrario estamos sufriendo alguna enfermedad del sueño es importante conocer los síntomas de las mismas:

  • Sentirse irritable o con sueño durante el día.
  • Tener dificultades para mantenerse despierto al estar sentado, como viendo la televisión o leyendo un libro.
  • Sentir mucho sueño al conducir.
  • Tener dificultad para concentrarse.
  • Sentir la necesidad de dormir una siesta todos los días.
  • Tener problemas para controlar las reacciones y emociones.

Si estás sufriendo cualquiera de estos síntomas de forma habitual, es probable que esté relacionado con alguna enfermedad o desorden del sueño. En tal caso, te recomendamos que visites a un médico.

 

X
¡Hola! ¿Quieres saber dónde está nuestra tienda más cercana y obtener un descuento exclusivo?