GUÍA PARA ELEGIR TU CAMA ARTICULADA IDEAL

 

Las camas articuladas son una elección cada vez más frecuente en los dormitorios. Hay cada vez más motivos por los que confiar en un somier articulable. Por rendimiento, comodidad y por necesidades, es un producto que puede ser imprescindible para tu descanso. La cama articulada se compone de dos elementos que deben complementarse entre sí: la base y el colchón. Si la acción de una parte no es complementaria a la otra, tu cama articulada no funcionará y será una inversión que no te servirá para nada. ¿Cuáles son los puntos más importantes a considerar para elegir la cama articulada adecuada?

 
1.

El tamaño de tu cama

 
 

Si quieres que tu equipo de descanso sea articulable, el primer punto que debes pensar es en sus dimensiones. El catálogo de somieres articulados de Maxcolchon cuenta con diferentes modelos, y cada uno cuenta con medidas distintas. Si duermes solo y necesitas una cama individual, puedes elegir el modelo que quieras, ya que no hay problema: tienes todas las medidas disponibles. No obstante, si duermes en una cama de matrimonio, necesitarás un somier para una cama de más de 160. En ese caso, las bases se presentan en formato duo o gemelo, en camas de más de 80 cm cada una. Tan solo el Somier Articulado Motor cuenta con todas las medidas posibles en su catálogo. Si apuestas por dos bases articuladas para tu cama matrimonial, será recomendable que también apuestes por colchones gemelos. De esta forma, cada base moverá y articulará de forma independiente el colchón que tenga encima. Una de las grandes ventajas de los colchones gemelos es que aseguran una gran independencia entre un durmiente y otro. Con una cama articulada gemela un durmiente podrá articular una posición independientemente de la que accione la otra persona. Esto es especialmente recomendable si ambas personas tienen necesidades distintas en sus respectivas posturas.

colchones gemelos

Ejemplo de colchones gemelos.

2.

No valen todos los colchones

 
 

Un requisito imprescindible para elegir tu cama articulada es que tu colchón sea articulable. Debes saber que no todos los colchones son articulables, por lo que la elección de este marca el rendimiento de tu cama. ¿Qué necesita un colchón para articular? La clave para dirimir si el colchón resiste la acción del somier articulado reside en su núcleo. Son articulables los colchones con un núcleo perfilado, mientras que los núcleos rígidos y sin perfilar no encajan en estas camas. ¿Qué colchones, según su tipo y composición, son articulables?

  • Látex. Todos colchones de látex son articulables: cuentan con un núcleo flexible y adaptable, que garantiza comodidad y adaptabilidad al movimiento de la cama articulada y del somier. El núcleo de látex es adaptable por excelencia.
  • Espuma o HR. Pese a que no todos los colchones de espuma son articulables, sí son una opción interesante. Dependiendo de su suavidad o su firmeza, aguantarán el movimiento del somier o no. En esta categoría cabe hacer mención especial a los colchones de gama sanitaria. Estos colchones, ideales para articularse, facilitan el movimiento y los cuidados de la persona que los necesita.
  • Viscoelástica. Como sucede con la espumación, no todos los colchones visco son articulables. Los colchones viscoelásticos con un núcleo de visco perfilado se adaptan a este tipo de equipos de descanso. Si el colchón no cuenta con un núcleo perfilado, no podrá adaptarse nunca a una cama articulada.
  • Los muelles ensacados, nunca. Los colchones que nunca pueden funcionar en tu cama articulada son los de muelles ensacados. Combinar un somier articulado con un colchón de muelles rompe la carcasa, acabando así con la vida útil de tu colchón. Una conclusión es clara: los colchones de muelles nunca funcionan en una cama articulable. Una vez sepas qué colchones son articulables y cuáles no lo son, podrás elegir el perfecto para tu cama articulada.
Núcleo perfilado Sojamax

Los núcleos perfilados facilitan la articulación.

3.

¿Qué base escoger?

 
 

No toda la importancia de una cama articulada está en el colchón: la base también es clave. Tu somier o base articulable pueden ser tanto de láminas como tapizada. Ambas opciones son perfectas para articular tu equipo de descanso. Si buscas una base que, además de articular, sea elegante y le dé una estética moderna a la habitación, el Somier Articulado Tapizado o modelo Argos, será perfecto para tu descanso. El tamaño que necesites para tu cama es el punto clave para escoger tu somier articulado. El Somier de láminas motor está disponible en cualquier tamaño estándar del catálogo de Maxcolchon, mientras que las bases articuladas tapizadas tan solo cuentan con camas individuales, que pueden adaptarse al formato Duo. Si buscas darte un lujo y tener una base que además de articular, te de masajes, estás de enhorabuena. El Somier Deos hace de tu cama un spa y te garantiza un relax total para que puedas darte un lujo.

 
4.

Camas para tus necesidades médicas

 
 

Si tienes necesidades médicas importantes y fundamentales, también puedes optar por una cama articulada sanitaria. Los productos de Gama Sanitaria cuentan con un Somier Terapéutico, preparado para atender a un enfermo y con facilidades para el cuidador, y con colchones articulables y protegidos con fundas impermeables. En caso de tener una necesidad médica que haga al durmiente pasar gran parte del día en casa, recurrir a un Somier Articulado preparado para los cuidados y un colchón adaptado a las necesidades del durmiente facilitará el día a día del enfermo y su familia.

Pese a que las necesidades físicas acaben siendo el principal motivo para recurrir a la cama articulada, la realidad es que las ventajas que tiene para tu comodidad y tu descanso hace que sea una opción cada vez más apetecible para tu nueva cama.

Camas articuladas para necesidades médicas
X
¡Hola! ¿Quieres saber dónde está nuestra tienda más cercana y obtener un descuento exclusivo?
Cómo llegar