Cómo elegir un juego de sábanas

Si estás buscando cambiar el juego de sábanas de tu cama, es probable que no te hubieses planteado hasta este momento la multitud de opciones que hay disponibles. Las sábanas tienen un papel doblemente importante. Por un lado, son una parte fundamental de tu equipo de descanso, puesto que se encuentran en contacto directo con tu cuerpo mientras duermes. Unas sábanas suaves y que se adapten a tu gusto pueden marcar la diferencia para que disfrutes de un descanso cómodo y placentero. Por otro lado, la cama es el elemento más grande y visible del dormitorio y las sábanas que la cubren adquieren una gran relevancia en el estilo y la decoración de la habitación.

Al empezar a buscar un nuevo juego de sábanas para tu cama, te habrás encontrado ante una gran variedad de opciones con rangos de precios muy dispares. A continuación, te facilitamos una serie de consejos con los que podrás entender las diferencias entre los distintos tipos de sábanas y elegir las que mejor se adapten a tus necesidades.

Decide el material

Existe cierta variedad de materiales disponibles, por lo que es importante saber distinguir sus cualidades. Las sábanas 100% algodón es una de las opciones más habituales. El algodón resulta muy suave al tacto y es muy transpirable, por lo que resulta fresco en verano y cálido en los meses fríos. Una alternativa son los materiales sintéticos, habitualmente poliéster. Los materiales sintéticos siempre resultan más económicos y tienen un tratamiento más sencillo. A diferencia del algodón, apenas se arrugan y son más resistentes al lavado. Si optas por la comodidad del poliéster, te recomendamos que escojas juegos de sábanas que combinan ambos materiales. Encontrarás sábanas con distintos porcentajes. Para que no pierdan excesiva suavidad, te recomendamos un mínimo de 50% de algodón. Las sábanas con materiales sintéticos resultan especialmente recomendables para dormitorios infantiles en los que se encuentren más expuestos a mancharse.

100% algodón
 

Número de hilos

50, 100, 200 o incluso 1.000. El número de hilos hace referencia a la cantidad de material por pulgada. Cuanto mayor es el número de hilos, más suaves y duraderas resultan las sábanas. A más hilos, mayor será también el precio. Tampoco conviene centrar la decisión en el número de hilos, a partir de 400 hilos no podrás sentir la diferencia.  Ten cuenta que el tipo de material es más determinante. El número de hilos puede ser una buena referencia para comparar dos juegos de sábanas del mismo material.

El tejido

Unas sábanas en las que se ha utilizado el mismo tipo de algodón pueden tener un tacto distinto dependiendo de cómo se encuentren tejidas. Una de las opciones mejor valoradas es el satén, que aporta un tacto muy suave. Una alternativa más económica es el percal, que además resulta más fresco. Al final es una cuestión de elegir qué tacto prefieres, así que simplemente tócalas y escoge sobre cuál preferirías dormir.

Presta atención al tamaño

Es importante que no te equivoques con la medida. Si cuentas con una cama de tamaño estándar te resultará fácil encontrar juegos de sábanas a juego. Si tu colchón es en una medida más especial, te recomendamos que busques específicamente las sábanas de ese tamaño, de lo contrario la bajera no se ajustará correctamente.

 

Elige el diseño

La cama, y por lo tanto las sábanas, es uno de los elementos centrales del dormitorio, por lo que su aspecto tiene una gran influencia en su decoración. Presta atención a los colores y tonalidades de manera que combinen con los de las paredes. Si cuentas con cortinas o cojines estampados, te recomendamos que escojas sábanas lisas. Si son lisas, podrás escoger un juego de sábanas estampado con distintos diseños. De igual modo, ten en cuenta todos los elementos del dormitorio como lámparas o cabeceros. Cuanto más simples sean las sábanas, más fácil resultará combinarlas con el resto de la habitación.

X
¡Hola! ¿Quieres saber dónde está nuestra tienda más cercana y obtener un descuento exclusivo?